Cien Días n.° 8 octubre-diciembre de 1989

Al concluir 1989, Colombia es una mezcla de perplejidad, sorpresas y esperanza. Creemos que en Colombia, en sus organizaciones populares, en sus corporaciones científicas e investigativas, en sus hombres, hay reservas éticas y políticas suficientes para superar constructivamente la encrucijada que vivimos. Por ello es urgente avanzar en la convocación de una Constituyente verdaderamente representativa de los colombianos. Ojalá en la nueva década demos la oportunidad a una sociedad de hermanos, basada en la justicia y en la dignidad para todos.

 

Artículos

Contexto| No lo podrán arruinar
Economía| La profunda recesión en que yacemos
Política| Situación política: pronóstico reservado
Internacional| El Salvador: Muerte a la inteligencia
Derechos Humanos| Un tribunal para Colombia
Estadísticas| Dos años de violencia
Iglesia| La tragedia del sinsentido
Instituciones| Democracia de cristal
Movimientos populares| Urabá: Banano y mucho más
Economía| Medicamentos: ¡Un ojo de la cara!
Internacional| Cae el muro… ¡Europa vibra!

$ 0

EN ES