Cien Días n.° 7 septiembre de 1989

El pueblo colombiano está adolorido por el asesinato de Luis Carlos Galán. Indignado por la bomba contra El Espectador. Aterrado por las matanzas de Medellín y por la guerra en la sombra. En esta situación Cien Días trata de decir una palabra humana y cristiana. No es fácil.

Hay que apoyar al Estado de Derecho y su monopolio sobre la fuerza legítima en la totalidad del territorio nacional. Pero hay que denunciar las arbitrariedades cometidas, al amparo de medidas represivas, contra grupos demócratas y populares, que nada tienen que ver con el actual conflicto. Estas y otras dimensiones de una coyuntura compleja tienen que decirse. Todas dificultan el análisis y hacen trabajoso el acertar. No obstante Cien Días vuelve a salir al lado de todos los que mantienen viva la esperanza.

Contexto| La reyerta de los ejecutivos
Economía| La retorcida de la economía
Política| En el filo de la navaja
Instituciones| ¿El plebiscito para qué?
Derechos Humanos| La contrarreforma
Iglesia| Mejor, el agua clara
Movimientos populares| Los pasos de un gigante
Movimientos populares| Crece y se amplía
Economía| Importando hábitos caros
Internacional| ¿Estrategia equivocada?

Categoria Tema

$ 0

EN ES