Recurso 1
Conmemoración de Harold Morales Payares

La vida de la juventud negra en Cartagena también importa: Justicia para Harold Morales Payares

El 24 de agosto del 2020, en el contexto del aislamiento social preventivo decretado para evitar la propagación del COVID-19, fue asesinado en Cartagena, a manos de la policía, el joven Harold Morales Payares, un futbolista de 17 años habitante del barrio San Francisco. Este crimen pretendió ser encubierto como un procedimiento policial en medio de un enfrentamiento entre pandillas.

En ese momento, el hoy nombrado como director de la Policía Nacional, Henry Sanabria, comandaba la policía de Cartagena y en un pronunciamiento afirmó:

“Dios y patria, en la tarde del 24 de agosto, la Policía Nacional recibió una llamada por parte de la comunidad del barrio San Francisco donde daba cuenta de la presencia de varios jóvenes que intentaban agredirse mutuamente. Al llegar la Policía Nacional varios de ellos salen de su hogar, la Policía persigue a uno de ellos, a partir de información de la misma comunidad que da cuenta de que este joven portaba un arma de fuego. Este joven le dispara a los policías, ellos reaccionan con su arma de dotación, produciéndole una lesión. Es llevado de manera inmediata a un centro de asistencia, donde infortunadamente decese [sic] por la gravedad de la lesión. La Policía Nacional garantizó hasta el último momento la integridad de este joven, lastimosamente en medio del enfrentamiento, la policía tuvo que utilizar la fuerza”.

La defensa de Harold demostró que no estaba vinculado a pandillas, ni portaba armas. La Fiscalía pudo probar que le dispararon por la espalda mientras corría, luego de un cruce de palabras con policías que lo asediaron en su lugar de trabajo, un lavadero de motos. (El País, 25 de agosto de 2022)

Cartagena ha intentado proyectarse como una ciudad segura, un lugar paradisíaco y en paz para posicionarse como destino turístico preferente. De manera reciente, esta imagen empieza a ser cuestionada por el número alarmante de asesinatos en lo que va corrido del año 2022; al mes de julio se registraron 126 asesinados por sicariato. Sin embargo, poco se habla de la violencia policial homicida y racista que se ejerce principalmente en sectores empobrecidos y racializados, como el barrio San Francisco, sobre todo contra jóvenes negros. Este no es un asunto menor.

Según el informe de Temblores Ong (2021) sobre los hechos de violencia homicida presuntamente cometida por agentes de la policía entre 2017 y 2019, el departamento de Bolívar ocupó el tercer lugar con 37 casos, de estos 29 ocurrieron en Cartagena. Este informe también indicó que, en términos porcentuales, tomando como referencia el factor de vulnerabilidad de la víctima, el 11.4% del total de casos reportados a nivel nacional corresponde a asesinatos cometidos contra personas afrodescendientes. Lo anterior sitúa a esta población vulnerable como la más asesinada por la Policía Nacional en el periodo de estudio. De los 33 homicidios cometidos hacia población afrodescendiente, 11 ocurrieron en el departamento de Bolívar. Para reafirmar, Temblores Ong concluye que los datos recogidos demuestran que esta población se encuentra en alto riesgo de ser asesinada por esta institución.

Las violencias policiales afectan el derecho de las personas negras a la ciudad y el territorio; un patrón de esta violencia es que se ejerce en lugares de encuentro colectivo entre jóvenes negros que habitan barrios populares, espacios que permanentemente están siendo criminalizados y puestos bajo sospecha (esquinas, canchas, motiladeros, lavaderos de moto, estaciones de mototaxis, entre otros); entonces, estos jóvenes son obligados a habitar el espacio público bajo las marcas de la peligrosidad. En esta ciudad la Policía no protege a los jóvenes negros, les despoja de su estatus de ciudadanos sujetos de derecho y, en su lugar, les agrede y asesina, porque el racismo estructural se ha encargado de que Cartagena -y sus instituciones- haya construido un rostro negro del crimen (razón por la qué los jóvenes negros huyen ante la proximidad de la Policía).

La violencia policial empobrece a la población afrodescendiente. Muchos de los espacios de encuentro mencionados, son al tiempo, economías populares que agencian los jóvenes. El informe de Temblores Ong antes citado, indica que en lo que se refiere a la ocupación de las víctimas, entre el año 2017 y 2019, Medicina Legal registra 19 homicidios en contra de personas vendedoras ambulantes y 15 homicidios en contra de personas que trabajaban en el sector de la movilidad. A partir de estos datos concluyen que ejercer profesiones en el espacio público aumenta el riesgo de ser víctima de violencia policial homicida (Temblores Ong, 2021).

Hoy seguimos exigiendo justicia para Harold Morales. El abogado que acompaña el caso ha informado que “los señalados [policías] están fuera de la cárcel, pero siguen vinculados al proceso. La Policía Nacional, en un fallo, reconoció que los expatrulleros fueron responsables del crimen por lo que están inhabilitados por 10 años. En este momento estamos en el juicio oral y definiendo la competencia en cuanto a qué juez llevará el caso, si de conocimiento o justicia penal militar” (El Universal, 25 de agosto de 2022).

El 7 de febrero del año 2021, murió el joven Martín Elías Manjarrés Mora, de 16 años y habitante del barrio Villa Estrella, tras recibir un impacto de bala por parte de la policía; frente a este caso aún no se ha hecho justicia. Reafirmamos que Cartagena no es una ciudad segura para las personas negras, que son asesinadas y desaparecidas con impunidad. El posicionamiento de Cartagena como ciudad turística segura -que no es- no puede hacerse a partir de sacrificar a personas y comunidades racializadas que son víctimas de violencias institucionales, que han sido invisibilizadas y silenciadas. Estas comunidades siguen a la espera de reparaciones colectivas históricas. Mientras, seguiremos en las calles, avenidas y plazas gritando ¡Justicia antirracista ya! Y esperamos que resuene a nivel nacional.

Referencias

Temblores Ong (2021). Bolillo, Dios y Patria [informe]. Consultado en https://www.temblores.org/_files/ugd/7bbd97_f40a2b21f9074a208575720960581284.pdf.

El País (25 de agosto de 2022). El pasado del nuevo comandante de la Policía de Colombia que los colectivos de derechos humanos no olvidan. Consultado en https://elpais.com/america-colombia/2022-08-25/los-colectivos-de-derechos-humanos-critican-el-pasado-del-nuevo-comandante-de-la-policia-de-colombia.html?ssm=IG_CO_CM_bio.

El Universal (25 de agosto de 2022). Expolicías señalados por crimen del menor Harold Morales están libres. Consultado en https://www.eluniversal.com.co/sucesos/expolicias-senalados-por-crimen-del-menor-harold-morales-estan-libres-XB7056462.

Por: Leidy Laura Perneth Pareja, las opiniones expresadas en los artículos son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no necesariamente reflejan los puntos de vista de Cinep/PPP.

EN ES