Recurso 1

Docentes del Pacífico caucano denuncian afectación de la educación por conflicto armado y exigen acuerdo humanitario

 

Desde 2021 se ha intensificado el conflicto armado en Guapi, Cauca, y, tras el paro armado decretado por el ELN, el temor de la población aumenta. Según una docente del territorio, la educación es la más afectada. En medio de los enfrentamientos, una niña resultó herida el pasado martes 22 de febrero.

Comunidades de Guapi denuncian que actores armados establecen horarios de circulación y los amenazan constantemente. Según los habitantes, la violencia arreció desde octubre de 2021 y se ha extendido hasta ahora, con un pico entre el 23 y 26 de febrero pasado cuando el Ejército de Liberación Nacional (ELN) decretó un paro armado. Una docente del municipio, quien por seguridad pidió reserva de su nombre, habló con Cinep / PPP sobre las preocupaciones de los habitantes de esta olvidada zona del Pacífico colombiano, y la urgencia de un acuerdo humanitario.

¿Qué está pasando en Guapi?

Docente: Desde el mes de octubre de 2021 se han comenzado a presentar desplazamientos de la gente de la zona rural a la cabecera municipal. Esto se ha incrementado porque en la ruralidad se ha intensificado mucho el conflicto. Hay dos grupos al margen de la ley enfrentados y la población civil está en medio. 

Ese conflicto está concentrado en tres consejos comunitarios: Alto Guapí, Río San Francisco y Río Napi, esos son los consejos donde se ha vivido más el desplazamiento. Tenemos aproximadamente unos 300 niños desplazados en Guapí cabecera, lo cual ha llevado a que las maestras estén orientando las clases acá.

Ese conflicto también se ha ubicado en la cabecera municipal desde diciembre. Se han venido escuchando rumores de amenazas y la gente que se ha venido desplazando no está declarando por temor, porque los grupos armados les ponen condiciones para dejarlos venir y de alguna manera les restringen la posibilidad de que cuenten sus afectaciones.

En Guapi cabecera municipal hemos sido víctimas de amenazas y panfletos. No sabemos quién creó un grupo de WhatsApp y ahí se la pasan mandando mensajes amenazantes a la comunidad: Que van a poner bombas en los colegios u otros lugares y han asumido una guerra fuerte hacia la administración municipal. Eso ha detonado que las confrontaciones se agudicen en el municipio.

En el marco del paro armado que declaró el ELN se agravó la situación. El martes pasado en horas del recreo, a las 9:30 am, se presentó un enfrentamiento en el sector de La Once entre dos grupos. Había muchos niños y niñas y en ese cruce de armas resultó herida una niña de 12 años del Colegio San José. 

La niña recibió una bala en el pie, y hubo muchos niños que se lesionaron porque se formó un alboroto muy fuerte. Una niña tuvo convulsiones y quedó con una afectación psicológica; otros niños están en la misma situación. 

A raíz del paro armado, todos los días los pasamos encerrados porque los comunicados decían que teníamos que estar en la casa porque se iban a seguir enfrentando. La noche del jueves 24 de marzo hubo una confrontación en el barrio Puerto Cali y hubo capturados del ELN.

Este lunes todo se normalizó. La gente fue abriendo poco a poco, pero todavía se siente el temor. El comercio se cierra hacia las seis de la tarde. Antes de esto la gente ya estaba cerrando el comercio más temprano por la amenaza, y evitando salir mucho a la calle; ahora esto se agudizó más.

Este lunes se puede decir que el 90% de los niños no asistieron a clase, ahora está aumentando un poco el nivel de asistencia pero hay padres que se abstienen de mandar a sus hijos porque hay amenazas muy contundentes con relación a que van a poner bombas en colegios o en medio de la población civil.

¿Cómo ha afectado a la educación la intensificación del conflicto en Guapi?

D: El sector más afectado con esto ha sido la educación. A nivel rural podemos decir que el año pasado los niños y niñas no tuvieron clase porque los docentes de la zona rural viven en Guapi cabecera municipal, entonces habían ocasiones en que los maestros no podían subir a orientar sus clases por las confrontaciones. A veces el maestro subía cuando se le permitía el acceso, porque el enfrentamiento en la ruralidad ha sido permanente durante el año pasado. 

Desde octubre iniciaron los desplazamientos masivos y todo este tiempo esos niños no han estudiado. Son niños que están quedando con un vacío grandísimo a nivel de formación y también tienen su proyecto de vida afectado: son niños que tenían un contexto de vida diferente, tenían su dinámica cultural propia y tienen que desplazarse y volver a construir su vida. Son niños que han tenido una intermitencia en su formación educativa y que ha sido por la intensificación del conflicto. ¡Todo es muy difícil!

Una defensora me decía que había aproximadamente 60 familias que se han desplazado y no se quedan en Guapi, se van para Cerrito, Guacarí o Pradera y es gente que no declaró porque tenía temor pero que allá sí lo está haciendo. Todo eso ha incidido de manera directa en el proceso educativo de los niños y las niñas.

Ahora, tampoco la Secretaría de educación departamental ha tomado medidas para afrontar esta problemática. Recientemente, con algunos profesores se avanzó reubicando a los niños y profes en una sede educativa de Guapi cabecera para que reciban sus clases. En este momento hay aproximadamente nueve docentes orientando sus clases en la normal durante la jornada de la tarde, porque es el único colegio que está vacío en esa jornada. 

Pero los niños no están asistiendo mucho a clase, entonces hay que hacer un seguimiento para saber qué está pasando, cómo están sus familias, cómo están sus hogares.

¿Qué piden las comunidades para salir de esta situación?

D: Que haya acuerdos humanitarios. Exigimos que el Gobierno mire estas comunidades para sentarse con ellas y reflexionar sobre cómo se está presentando el conflicto y cómo nos está afectando como comunidad. Que el Gobierno Nacional haga una mesa no solo en Guapi sino en el Pacífico, porque esto también está pasando en Timbiquí y López de Micay, y que se revise la situación de la educación en el marco de esta emergencia y se hable de cómo el conflicto se ha agudizado.

Desde la educación, pedimos una mesa de educación en emergencia para hablar de cómo está crisis de orden público ha afectado la educación, y donde se pueda regular y se puedan tomar decisiones. Porque nosotros somos del departamento del Cauca pero no sentimos la participación de la Secretaría de Educación acá; necesitamos que asuma su rol y que vea que Guapi es parte del Cauca y tome medidas, imparta decretos y ponga a funcionar esas políticas públicas en el marco de toda esta crisis.

Por: Equipo de comunicaciones Cinep / PPP 

EN ES