La restitución de derechos territoriales étnicos en Chocó es poco alentadora. Así lo demuestra la publicación “¿Cómo va el cumplimiento a las sentencias de restitución indígena en el municipio de Unguía, Chocó”, que evidencia cumplimiento de apenas 35% en 4 sentencias.

La Línea de gestión y recuperación integral de territorios del Cinep/PPP presentó el pasado primero de abril ante instituciones públicas y autoridades indígenas el libro ¿Cómo va el cumplimiento a las sentencias de restitución indígena en el municipio de Unguía, Chocó, en el que se evalúa el impacto de estas medidas para la protección de los derechos territoriales de los resguardos Arquía, Cutí, Tanela y Eyáquera de Unguía, en el bajo Atrato (Chocó).

A la presentación asistieron autoridades de pueblos indígenas embera eyabida, dóbida y katío tule, así como representantes de la Unidad de Restitución de Tierras (URT), la Unidad para las Atención y Reparación Integral a las Víctimas (UARIV), la Agencia Nacional de Tierras (ANT) y la Procuraduría General de la Nación.

Rogelio Izquiero Echeverri, líder del resguardo indígena Arquía (Unguía, Chocó) y quien asistió a la reunión, afirma que la implementación de las órdenes impartidas por la sentencia ha sido demorada y manifiesta una “falta de comunicación de las instituciones con la comunidad”. Según datos de la investigación el promedio de cumplimiento de las sentencias es del 35%, la sentencia que mayor porcentaje de avance tiene (37%) es la 017 de 2018 sobre la comunidad de Rogelio.

Izquierdo sostiene que la falta de titulación de tierras para las comunidades étnicas “es una debilidad muy grande” porque el territorio es parte de su vida: su cultura, su alimentación, y su educación, por ejemplo. “El incumplimiento sistemático de lo ordenado por las sentencias contribuye negativamente a la grave situación humanitaria y de derechos humanos que afecta a las comunidades indígenas, puesto que no pueden hacer uso de su territorio y diariamente ven cómo sus derechos étnico-territoriales son vulnerados”, asevera la investigación.

José Barreto Medina, procurador judicial uno de restitución de tierras y delegado por la Procuraduría General de la Nación para asistir a la presentación del libro, asegura que el encuentro con otras entidades y comunidades es valioso “porque uno de los problemas es que al usted recibir una sentencia cada entidad va por su lado, pero hay muchas entidades que deben trabajar en conjunto”.

De acuerdo a la investigación “el 28% de entidades (10) tienen una orden o más por cumplir”, hecho que resalta la desarticulación de procesos entre las entidades responsables así como la necesidad de espacios de información sobre las acciones emprendidas para cumplir con las sentencias y “la urgencia de aunar esfuerzos con miras a la realización de acciones conjuntas, y la pertinencia de compartir lecciones aprendidas en el curso de las intervenciones realizadas”. 

El procurador delegado subraya la presencia de la ANT y las demás entidades en la presentación, pero lamenta que no se hayan hecho presentes otras instituciones relevantes para el tema como el Ministerio del Interior, que tiene un papel preponderante en los asuntos étnicos. Otras instituciones invitadas que no asistieron fueron el Ministerio de Ambiente y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).

“La restitución de tierras debe tener más voluntad” concluye el líder indígena, recordando que es necesario para las comunidades étnicas. Según datos de la investigación, el 27,3% de las tierras en Chocó se encuentra en trámites de restitución de derechos territoriales étnicos y en el bajo Atrato se concentra el 31% de la restitución.

Consulte ¿Cómo va el cumplimiento a las sentencias de restitución indígena en el municipio de Unguía, Chocó a continuación

https://www.cinep.org.co/publicaciones/es/producto/datos-cinep-01/ 

Encuentre a continuación las infografías que acompañaron esta presentación:

 

Por: Equipo de comunicaciones e incidencia de Cinep/PPP

El testimonio de Benito Osorio ante la JEP reitera la importancia de la participación de terceros civiles para alcanzar la verdad y la justicia completas por el conflicto armado en Colombia. En 2020, Cinep / PPP entregó a la Jurisdicción un completo informe que sustenta cómo, en Urabá y Bajo Atrato, el pretexto de la guerra contrainsurgente sirvió para que “paras” y empresarios despojaran del territorio al campesinado y así implementaran proyectos económicos agroindustriales. Entrevista con Julián Salazar, investigador de la  Línea de Gestión del Territorio en el Pacífico del Cinep / PPP que acompaña las comunidades víctimas y reclamantes.

El exgobernador de Córdoba Benito Osorio Villadiego es uno de los comparecientes ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) creada por el Acuerdo de Paz. Uno de los siete macrocasos que adelanta desde que entró en funcionamiento  en 2017 es el que prioriza la situación territorial de Urabá, Bajo Atrato y Darién, en Antioquia y Chocó: el macrocaso 04 en el cual fue vinculado Benito Osorio tras solicitud de sus abogados.

Desde sus declaraciones de agosto del año pasado, el ex gobernador señaló a empresarios y miembros de la Fuerza Pública de tener relaciones con grupos paramilitares, entre ellos a José Felix Lafaurie y el general ( r) Rito Alejo del Río. Su testimonio fue revelado por Noticias Caracol la semana pasada, generando polémica y la respuesta del excomandante de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) Salvatore Mancuso respaldando la declaración del ex gobernador contra Lafaurie, presidente de Fedegán 

Según Osorio, Lafaurie le entregó a Mancuso nombres de quienes elegirían el nuevo fiscal general de la nación para que el jefe paramilitar hiciera presión a favor de Mario Iguarán, quien finalmente resultó elegido en el cargo. Sobre el compareciente pesa una condena de 19 años de prisión por el despojo de tierras en Córdoba, y gracias a estas declaraciones y “por cumplir con los compromisos de la Jurisdicción” obtuvo libertad transitoria por la Sala de Definición de Situaciones Jurídicas de la JEP la semana pasada. 

La JEP destacó que Osorio Villadiego dio a conocer diversos nombres de personas, funcionarios y autoridades que facilitaron, auspiciaron o participaron en los hechos de despojo en la zona de Tulapas, donde la casa Castaño cedió el control territorial de la zona al bloque 'Élmer Cárdenas' y brindó información sobre el destino de los predios y su explotación agrícola y forestal a empresarios.

Sobre la relación de los privados, los “paras” y el despojo en Urabá y Bajo Atrato, el CINEP / PPP y las víctimas entregaron a la JEP y la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad (CEV) el informe Violencia, racismo y conflictos socioambientales. El despojo de tierras en el Consejo Comunitario de los Ríos la Larga y Tumaradó.

Allí el Cinep documentó que de las 107 mil hectáreas que componen el Consejo, el 49% de la comunidad hace uso efectivo de 0.1 a 20 hectáreas, mientras que los terceros ajenos al territorio hacen uso de 9 a 10 mil hectáreas. Además, el 95% de las tierras productivas del territorio legalmente titulado están en manos de empresarios y paramilitares mientras que la comunidad dispone de un 5%.

Esta investigación fue adelantada por la Línea de Gestión del Territorio en el Pacífico del Cinep que durante 20 años ha acompañado el Consejo Comunitario de los Ríos la Larga y Tumaradó logrando que la JEP acreditara como víctima colectiva a las 48 comunidades y 5.803 personas que la integran. Julián Salazar, abogado investigador de la línea, comenta en entrevista los principales hallazgos y proyecciones de esta investigación y sus opiniones sobre las declaraciones de Benito Osorio.

¿Quiénes han sido los despojadores en el Bajo Atrato y Urabá de acuerdo a sus investigaciones?

Julián Salazar: La expansión del fenómeno paramilitar desde finales de los 80 y comienzos de los 90 se vio desde el Urabá Cordobés y descendió hasta el norte de Urabá, bajando hasta el centro y sur del Urabá antioqueño. Precisamente esa expansión se dio bajo el pretexto de combatir la insurgencia en la zona, especialmente en el Urabá antioqueño y Bajo Atrato chocoano. Ese pretexto solo sirvió para implementar proyectos económicos agroindustriales que se caracterizaban por la siembra de palma aceitera y por la llegada de grandes empresarios que pusieron su ojo en la zona. La expansión paramilitar en clave económica fue principalmente agenciada bajo un proyecto macro criminal por parte de la casa Castaño y sus diferentes frentes que hacían presencia en la zona, especialmente el frente bananero, y también el frente Alex Hurtado, encabezado por “HH”. También hacía presencia en Belén de Bajirá y Riosucio el Bloque Elmer Cárdenas.

En nuestras investigaciones hemos podido determinar que los paramilitares llegaban bajo amenazas, intimidaciones y homicidios para desplazar a población campesina y étnica para que luego llegaran comisionistas y personas que compraban la tierra a estas personas que, por sus condiciones de vulnerabilidad y desplazamiento, vendían a bajo precio.

En la expansión de este proyecto paramilitar se tejieron relaciones con diferentes instituciones privadas como públicas, entonces cuando se empezó a ampliar este proyecto en Córdoba se tejieron unas relaciones con el Fondo Ganadero de Córdoba, que por ejemplo en el caso de Tulapas, concertó con la casa Castaño que una vez se hiciera el desplazamiento estas tierras pasarían a sus manos y luego se realizaría su venta a un valor mucho más alto. 

En el caso del Consejo Comunitario de los Ríos la Larga y Tumaradó hay una caracterización de despojadores que el Cinep ha encontrado en sus estudios de larga data en la zona y que incluyen al Bloque Bananero y Helmer Cárdenas, así como comisionistas y empresarios que compraban la tierra entre los que podemos destacar a Juan Guillermo González, José Vicente Cantero,  Ángel Adriano Pino, Francisco Castaño y Wilmer Dorancé Romero, quién pidió pista en la JEP y no fue incluido porque no cumplió con sus compromisos de verdad y reparación a las víctimas.

También hay que hacer una mención a Sor Teresa Gómez, que con su cooperativa Asoprobeba, ejerció el despojo de tierras campesinas en las que pretendían hacer una especie de mini reforma agraria y tener una serie de grandes cultivos de palma aceitera y ganadería. Estos son principalmente los despojadores que tenemos identificados en La Larga y Tumaradó. 

En el caso de las declaraciones de Benito Osorio se evidencian las relaciones, la connivencia y el contubernio que se tejió entre los paramilitares, el Fondo Ganadero de Córdoba y otras élites políticas de la zona.

¿Cómo han llegado a estas conclusiones?

Hay diferentes fuentes donde hemos contrastado la información: unas fuentes primarias de entrevistas y diálogos con gente de las comunidades que son quienes han sufrido el flagelo de la violencia y el desplazamiento y que son los que tienen esa información a viva voz. Y también hay una contrastación de fuentes secundarias. Allí hay una producción de sentencias judiciales por parte de la Jurisdicción Especializada de Justicia y Paz que es la que se ha encargado de analizar todo el fenómeno paramilitar en Colombia y se creó con la Ley 975 de 2005.

Hay toda una serie de pronunciamientos y fallos que, en cierta forma, ha permitido esclarecer el fenómeno paramilitar en la zona. A pesar de que  hay unos vectores de impunidad muy grandes, estas sentencias han aportado mucho a la verdad judicial. Y también hay una gran producción académica sobre el tema, organizaciones que se han encargado de producir informes y documentos sobre el fenómeno del desplazamiento y despojo en Urabá, y en los que se ha procurado establecer estas relaciones y estos nexos entre los grupos paramilitares y agentes económicos y políticos en el despojo de la tierra. Entonces hay todo un ecosistema de información y fuentes que hemos logrado contrastar y analizar.

¿Qué información ha aportado a la JEP y la CEV el Cinep / PPP sobre el despojo de tierras en el Urabá y Bajo Atrato?

JS: En septiembre de 2020 presentamos el informe Violencia, racismo y conflictos socioambientales. El despojo de tierras en el Consejo Comunitario de los Ríos la Larga y Tumaradó, en el que nos propusimos evidenciar las dinámicas de violencia en este consejo comunitario, trazar la genealogía de la violencia al interior del mismo desde que hizo presencia las FARC, pasando por la presencia paramilitar hasta cómo se ha reconfigurado el conflicto armado posterior a la firma del Acuerdo.

Pero adicionalmente ponemos la lupa en cómo la violencia, el despojo y desplazamiento permitió que llegaran estos proyectos económicos agroindustriales de expansión de la frontera agrícola, y cómo todos estos proyectos tienen un cambio en el uso del suelo y tienen toda una serie de impactos ambientales. Entonces lo que evidenciamos es que los proyectos de ganadería, de cultivo de banano, de la palma aceitera y de explotación de madera han generado todo un cambio en los ecosistemas del Consejo y que estos impactos han generado una vulneración en los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales. 

En este informe le decimos a la JEP y la CEV que en el conflicto armado no solo se violaron derechos civiles y políticos, no solo se cometieron homicidios, desplazamientos o masacres, sino que también se violaron estos otros derechos sobre los que hay que poner el ojo. Por ejemplo, hay una vulneración en el acceso al agua, en el trabajo de las comunidades, a la cultura, al medio ambiente y realmente hay que llamar la atención para que la Jurisdicción comience a considerar esto en su análisis jurídico sobre los diferentes casos. 

Nosotros también como representantes judiciales hemos venido retroalimentando a la JEP, especialmente en lo atañe a la presentación de observaciones sobre las versiones voluntarias que han hecho los comparecientes de FARC y Fuerza Pública. Allí hemos hecho un trabajo de sistematización de estas versiones y hemos presentado una serie de observaciones encaminadas a evidenciar que hay asuntos que faltan por esclarecer y sobre los que se debe aportar verdad.

¿Qué nos falta por saber sobre el despojo de tierras en este macro caso?

JS: Los mecanismos transicionales vigentes, me refiero a la Ley 975 y la Ley 1448, aún se encuentran en mora de develar una verdad amplia y completa respecto de la participación de actores económicos y terceros civiles en el marco del conflicto armado aunque hay que reconocer los avances, especialmente en el proceso de Justicia y Paz, en donde se ha abonado un camino para evidenciar las distintas interacciones entre actores económicos y grupos que participaron en el conflicto.

Sin embargo, todavía hay una brecha de impunidad respecto del nexo, la connivencia y el contubernio que hubo entre los grupos paramilitares y los poderes económicos, ya sean personas naturales o jurídicas, e inclusive con los poderes políticos que hubo en la zona.

La más reciente declaración de Benito Osorio en su versión voluntaria nombra al Presidente de Fedegán y otros personajes sobre los que dice que apoyaron a los paramilitares para que pudieran acceder a cargos públicos y pudieran estar en las élites políticas de Córdoba y Urabá. 

Entonces todavía falta por esclarecer cuáles son estas relaciones, por qué se motivaron, cuál era el propósito de generar estas relaciones y habrá que establecer cómo fue ese patrón macro criminal del desplazamiento forzado y posterior despojo de tierras para que después llegaran estos empresarios.

Además, se tendrá que aclarar cómo los paramilitares apoyaron, ya sea de forma logística o financiera, a estas personas, especialmente las élites políticas para que llegaran a cargos públicos. Es un tema que se deberá seguir trabajando, pero lo que uno concluye es que los grupos paramilitares no solo proveían seguridad sino que también tejían relaciones simbióticas en las que confluían los intereses de ambas partes. Ellos son actores armados con intereses políticos, militares y económicos, y esto ha confirmado que esos intereses económicos han llevado a crear estas relaciones que contribuyeron al conflicto armado.

Y adicionalmente, estos actores económicos se beneficiaron del conflicto armado porque así logran la compra a un precio muy bajo de la tierra de los campesinos desplazados.

También hay que decir que con los arreglos institucionales y por el paso que tuvo el Acuerdo de Paz por el Congreso, todos estos terceros civiles no son actores que tengan obligación de presentarse a la JEP sino que es de carácter voluntario si ellos lo desean. En este caso hay dos terceros que podrían aportar información: uno es Benito Molina, que está compareciendo; y el otro es Benito Osorio Villadiego, que tenía una voluntad particular de contar los nexos entre paramilitares y actores económicos, pero lastimosamente era una persona muy adulta y cuando iba a empezar a hablar falleció.

Esto quizás es una lección muy importante para la JEP, especialmente por la demora que ha tenido para empezar a recibir estos testimonios y que se hagan las versiones voluntarias. Este señor ya había expresado su voluntad pero la Jurisdicción por sus demoras, y tras la muerte de este señor, nos deja a medias y ahora solo resta el testimonio de Benito Molina.

La información de Osorio y la posterior carta de Mancuso reiteran el debate sobre la entrada de exparamilitares a la JEP: ¿Valdría la pena que la Jurisdicción los recibiera?

JS: Este debate de la entrada de paramilitares a la JEP evidentemente lo tenía que resolver la Jurisdicción y lo ha ido resolviendo y zanjando aunque aún quedan dudas por resolver. Allí hay que saber que la JEP tiene toda una estructura jurídica en la que tiene unas competencias y unas reglas sobre lo que puede conocer, entre esas reglas hay un factor que es el de competencia personal. Este factor ha quedado claro en que hay unos comparecientes que lo hacen de manera obligatoria y otros que lo hacen de forma voluntaria.

Los que lo hacen de manera obligatoria son exintegrantes de las FARC - EP y los exintegrantes o integrantes de la Fuerza Pública; los comparecientes voluntarios son los terceros civiles y agentes del Estado que no son integrantes de la Fuerza Pública. Allí hay una puerta que dejó el Acuerdo de Paz y es que otros grupos armados organizados que suscriban un acuerdo de paz también se pueden acoger a la Jurisdicción pero esto todavía no ha sucedido.

Respecto a los terceros civiles, son aquellas personas que no pertenecen a grupos armados al margen de la Ley, pero que de manera directa o indirecta han contribuido con los delitos que se han cometido en el marco del conflicto armado, especialmente los financiadores en la dinámica del conflicto.

Allí la JEP ha sido muy enfática en que la regla general es que no tiene competencia para conocer las conductas cometidas por paramilitares, y uno podría traer a colación otros argumentos como que en la esencia del Acuerdo de Paz nunca estuvo contemplado incluir a los paramilitares y también que los paramilitares tienen un juez natural que es la jurisdicción especializada de Justicia y Paz. Por lo tanto, la JEP no tendría por qué conocer las conductas de los paramilitares.

Pero como toda regla general tiene su excepción, la Sala de Apelación ha establecido dos reglas generales para saber si la JEP tiene la competencia de recibir paramilitares en sus análisis: que los paramilitares hayan cumplido distintos roles dentro de la estructura, que hayan participado como combatientes y como tercero civil, especialmente, como un financiador con un nexo muy estrecho con el conflicto armado aunque esa relación está muy gaseosa; y la otra regla es que efectivamente el compareciente que esté pidiendo pista en la JEP tiene que hacer una contribución a la verdad que sea más allá de lo establecido en la jurisdicción ordinaria. 

Es decir, hay un umbral muy claro y es lo que ya se dijo en la jurisdicción ordinaria: si el compareciente no está dispuesto a hacer una contribución que supere el umbral de lo dicho en esa jurisdicción, realmente no hay posibilidades de que pueda entrar a la JEP. Esto se hace porque hay un interés particular que es de las víctimas de acceder a la verdad, la justicia y la reparación. 

Esto es lo que la Sala de Apelación ha denominado un test de verdad, aunque todavía carece de unas reglas claras y uno podría pensar que ese test se puede zanjar con otro mecanismo que también tiene la Jurisdicción Especial para la Paz como es el compromiso concreto, claro y programado, que es una herramienta que se tiene para que los terceros digan qué están dispuestos a contar, en qué están dispuestos a reparar y aportar a las garantías de no repetición.

Este es el debate al interior de la JEP y que empezó cuando Salvatore Mancuso solicitó su entrada diciendo que antes de ser un combatiente, él había financiado las estructuras paramilitares. Sin embargo, lo que argumentó la magistratura en ese momento es que no se logró comprobar que él hubiera participado como tercero civil y por eso no logró su entrada. 

Sin embargo, es importante decir que hubo un salvamento de voto de dos magistradas en donde se decía que todavía no había información suficiente para lograr concluir que Salvatore Mancuso había participado como tercero civil.  Lo que dicen las magistradas es que habría que generar un diálogo con Mancuso, y mirar si se puede conseguir más información al respecto. Entonces todavía hay vacíos que se deben subsanar.

Por último, es relevante tener en cuenta el principio de integralidad del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRNR), es decir, que se deben tener en cuenta los aportes de paramilitares en las diligencias de escucha que ha realizado la Comisión de la Verdad, de tal forma que pueda integrarse a los hallazgos de la JEP para tener un relato más completo sobre todo el fenómeno. 

 

 Por Equipo de Comunicaciones CINEP / PPP

 

Los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET) creados con el Acuerdo de Paz se han convertido en uno de los pilares de la política “Paz con legalidad” del actual gobierno de Colombia. En el cuarto aniversario de la firma del Acuerdo, las organizaciones sociales hacen un balance de los mismos manifestando su preocupación por la falta de participación y la ausencia de transformación en los territorios.

Con motivo del cuarto aniversario del Acuerdo de Paz, la Mesa Nacional de la Sociedad Civil que hace seguimiento a los PDET convocó un balance virtual en el que participaron líderes y lideresas de los territorios priorizados para implementar este fragmento del acuerdo: El desarrollo territorial a partir de los Planes contemplados en el Acuerdo con el fin de transformar los territorios. Justamente, según los líderes, los PDET no han logrado una transformación de sus regiones, y este es uno de sus mayores reclamos pues señalan que la ejecución de los mismos se ha quedado en múltiples obras. “Los PDET son cemento y no vemos la transformación”, aseguraron en la conversación virtual el pasado 24 de noviembre.

La conversación titulada “La palabra de las organizaciones sociales sobre los PDET” fue moderada por Gloria Castrillón, periodista de El Espectador, quien recordó que en los territorios donde estaban las y los invitados al foro virtual se vive actualmente una dura situación de derechos humanos. Desde Arauca, lamentaron por ejemplo, el secuestro de varias personas, mientras otras voces recalcaron el asesinato de sus compañeros defensores de derechos humanos por desconocidos y de los campesinos a manos del Ejército, como ha sucedido este año en Catatumbo y Antioquia durante operativos de sustitución forzosa de cultivos ilícitos. 

En la charla participaron: Álvaro Arroyo del PCN y la Mesa Distrital PDET Buenaventura; Magaly Belalcázar de la  Plataforma de Incidencia Política de Mujeres Rurales Colombianas y Mujeres, Amazonía y Paz; Luz Mary Panche de la Asociación de Cabildos Indígenas de San Vicente del Caguán y la Instancia Especial de Alto Nivel con Pueblos Étnicos para la Implementación del Acuerdo de Paz; Albert Ochoa del Espacio Regional de Paz del Cauca y Martín Sandoval de la Veeduría departamental PDET y presidente Consejo Departamental de Paz, Reconciliación y Convivencia de Arauca. Este último aseguró que en Arauca el conflicto armado ha aumentado precisamente porque no se ha implementado el Acuerdo de Paz. 

Sandoval coincidió con sus colegas líderes en que no ha habido participación durante la pandemia. Alberth Ochoa aseguró que la Agencia de Renovación del Territorio asegura que sí la hay, pero que lo realizado se trata de “socializaciones que no tienen nada que ver con participación”. Albert afirmó, con molestia, que los Pdet “están jugando con nuestros sueños”. Para Magaly Belalcázar: 

“Estamos muy lejos de una implementación real y efectiva para las mujeres. Las vacas tienen más tierra que las campesinas en Caquetá y Colombia. Además, los Pdet no tienen enfoque ambiental”.

Desde Buenaventura el reclamo se dio porque, según Álvaro Arroyo, no hay una coordinación propia de pdet para el Pacífico, nos juntaron con el Cauca. Además, en la ciudad portuaria aún no han culminado la ruta de iniciativas. “Pedimos al gobierno conservar la integralidad del Acuerdo y territorial”, agregó Álvaro.

Los PDET se dedicaron al cemento, aseguró Magaly Belálcazar.  “En los informes de la Consejería de Posconflicto detallan puentes peatonales, más de 500 horas de taller y otros. Pero las mujeres rurales estamos lejos de ser reconocidas en esos Programas”.

Martín Sandoval describió su experiencia de esta manera: “Se vienen haciendo cosas (...) pero sin las comunidades. (...) La frustración ha sido grande porque la implementación de los PDET no ha tenido en cuenta a las comunidades. Llegan a una vereda con una obra que la gente ni sabe y si la comunidad crítica, pues se la llevan para otra parte”.

Las diversas organizaciones que integran la Mesa y la apoyan increparon al gobierno a garantizar la participación de las organizaciones sociales y de víctimas de los territorios, y a una apertura al diálogo para escuchar sus reclamos.

Por Katalina Vásquez. Periodista CINEP/PPP

 

 Este jueves la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad (CEV) y la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) recibieron el Informe ‘Violencia, racismo y conflictos socioambientales: el despojo de tierras en el Consejo Comunitario de los ríos La Larga y Tumaradó’, por parte del Centro de Investigación y Educación Popular, CINEP.

Esta rigurosa investigación fue presentada de manera virtual a la Sala de Reconocimiento de Verdad, de Responsabilidad y de Determinación de los Hechos y Conductas de la JEP y a la Comisión de la Verdad; y documenta las relaciones de complicidad y colaboración entre paramilitares y élites políticas, sociales y económicas del Urabá antioqueño para la apropiación ilegal, por medio de la amenaza y el asesinato, de grandes extensiones de tierra al interior de un territorio étnico y de cómo el desplazamiento masivo y el despojo del territorio del que fueron víctimas las comunidades negras de La Larga y Tumaradó en el municipio de Riosucio (Chocó) generó vulneraciones de derechos de índole económico, social, cultural y ambiental, afectándose en forma desproporcionada a estas poblaciones y aumentando su marginalidad.

Según Juan Pablo Guerrero Home, coordinador de la Línea Gestión del Territorio en el Pacífico del CINEP y coordinador de este Informe: “La incursión paramilitar de los 90 generó el vaciamiento del territorio colectivo, un 93% de la población abandonó sus tierras. Al día de hoy, el 95% de las tierras productivas se encuentran concentradas en manos de 8 personas ajenas al territorio, esto ha generado que alrededor de 856 familias de las 1.747 que actualmente residen en el territorio colectivo solo hagan uso y goce efectivo de muy pocas hectáreas, mientras que existen terceros que hacen uso entre 9 mil y 10 mil hectáreas”.

Según el CINEP, hay una clarísima situación de desprotección sobre el derecho de las comunidades afrodescendientes a su territorio colectivo y una transgresión a los procesos organizativos de comunidades negras en la subregión del bajo Atrato “que ha conllevado a violaciones al derecho a la vida, a la integridad, a la existencia digna, a la alimentación, al agua, a la salud, a la educación, así como a derechos básicos, como el derecho a la identidad cultural, el derecho colectivo a la integridad cultural, o el derecho a la supervivencia colectiva de las comunidades y sus miembros, situación que manifiesta un etnocidio no físico, pero sí simbólico de la diferencia que es considerado por CINEP como una discriminación estructural y una exclusión social basada en una violencia racializada”.

Con este informe fue presentada también una solicitud de medida cautelar ante la JEP de protección territorial a favor de las 49 comunidades que componen el Consejo Comunitario de La Larga y Tumaradó, que podría proteger 107.064 hectáreas de tierra y favorecer a 5.832 personas.

Para Julián Salazar Gallego, investigador del CINEP, “la medida cautelar permitirá blindar y conjurar los riesgos que pueden tener el sujeto colectivo por su participación en la JEP, más cuando el Consejo Comunitario ha sido acreditado como víctima colectiva en el marco del caso 004”.

 

  

Por: Comunicaciones CINEP/PPP. 

 

Con una movilización repleta de expresiones culturales la comunidad de La Boquilla, Cartagena, respaldó al Consejo Comunitario de esa localidad en su lucha por defender la titulación de 39 hectáreas que les fueron adjudicados años atrás y que un Tribunal de Bolívar pretende quitarles con un acto administrativo. Compartimos la mirada de la investigadora del Cinep/PPP Leidy Laura Pernet.

"Viene la ola

La Boquilla está en la zona

Tierra nuestra, la defendemos ahora

¡Gente negra!

¡Resistencia!

Ponte pilas que se quedan con la tierra".

Estrofa adaptada de la champeta “La Marea”.

La Boquilla es una comunidad negra al norte de Cartagena. Entre la Ciénaga de La Virgen y el mar Caribe se ubica esta población que, históricamente, ha sido integrada por pescadores, masajistas, restauranteros y restauranteras, entre otras personas que desempeñan oficios vinculadas al mar y la cría de animales. En 2012 el Consejo Comunitario de La Boquilla logró la titulación colectiva de 39 hectáreas baldías, adjudicadas a 10 mil familias. La entrega de esta titulación hizo parte de la agenda de la Cumbre de las Américas, que en ese año tuvo lugar en Cartagena.

Sin embargo, el pasado 31 de julio del año en curso el Tribunal Administrativo de Bolívar declaró, en primera instancia, la nulidad de la resolución 0467 a partir de la cual se otorgó dicha titulación. Esa sentencia constituyó un retroceso para los derechos étnico-territoriales de las comunidades negras que han sido reconocidos a partir de la acción política de los movimientos sociales. Además, desconoce que estas comunidades son sujetas de especial protección.

El derecho a la propiedad colectiva del territorio parte de reconocer la presencia ancestral de estas comunidades en el mismo, haciéndolo habitable, construyendo colectivamente relaciones productivas, reproductivas e identitarias que han posibilitado su vida ahí; de manera que, de ser expulsadas, su pervivencia material y cultural se pondría en riesgo. La titulación colectiva opera también como una forma de protección para garantizar la permanencia en el territorio, conforme a los planes de vida y la autonomía organizativa de las comunidades, ante la arremetida de los megaproyectos.

La sentencia del Tribunal Administrativo de Bolívar, niega este avance en derechos para las gentes negras, sujetas de especial protección constitucional, y desconoce toda la normatividad internacional y nacional. El convenio 169 de la OIT, ratificado por Colombia, en su artículo 13 al 16 establece, entre otros aspectos, que los gobiernos deben respetar la importancia especial que para las culturas y valores espirituales  de los pueblos tiene su relación con la tierra o territorios, reconocer la propiedad sobre el mismo, así como sus derechos sobre los recursos naturales. A su vez, la Ley 70 de 1993, en su artículo 55 transitorio, también reconoce el derecho al territorio colectivo.

El fallo citado da cuenta del racismo estructural con el que ha operado el desarrollo turístico e inmobiliario en la ciudad, que hoy amenaza con despojar a la comunidad negra de La Boquilla, que se encuentra rodeada de grandes hoteles y edificios residenciales con vista al mar, interesados en adquirir los baldíos titulados para comercializar este suelo. Esto no es nuevo en Cartagena, que ha aplicado la segregación racial del espacio como parte del ordenamiento urbano y la modernización de la ciudad; todo un proyecto de higinienización y estetización tremendamente racista. Muestra de ello fue la desaparición en 1939 de Pekín, Boquetillo y Pueblo Nuevo, los primeros barrios afro y populares extramuros, ubicados alrededor de la muralla; esto con la intención de construir la hoy llamada Avenida Santander. Igual suerte corrieron las familias negras asentadas en Chambacú –barrio ubicado a menos de 100 metros del centro histórico- que en 1971 fueron desplazadas hacia diferentes barrios periféricos al sur de la ciudad.

Pese a esto, las comunidades negras siguen resistiendo a estas políticas racistas de la planeación del “desarrollo” en Cartagena. El 2 de septiembre el Consejo Comunitario radicó la apelación al fallo del Tribunal Administrativo de Bolívar. Esta acción se acompañó de una Gran Expresión Cultural, que movilizó a la comunidad boquillera, así como a los consejos comunitarios de otras comunidades negras y raizales, movimientos y organizaciones sociales, que agenciaron una juntanza para defender el territorio contra el despojo, el acaparamiento de tierras y la gentrificación. A través de tambores, cantos, y con usos creativos del cuerpo, las voces se unieron para afirmar ¡Yo no me voy, aquí me quedo! entonando la canción de Yadira Gómez, la cantautora de La Boquilla reconocida como Chamaría de los Manglares:

Yo no me voy, aquí me quedo

Esta tierra es mía, aquí me quedo

A cría gallinas, marrano y carnero

En esta movilización, que apeló a la potencia política de lo festivo, los cuerpos –cuidándose entre sí en medio de la pandemia- se vincularon a través de una cabuya que simbolizó la tralla utilizada por los pescadores: todas y todos jalando hacia una misma apuesta política. Este fallo de nulidad ha constituido una oportunidad de seguir fortaleciendo las articulaciones en Cartagena en favor de la permanencia digna en el territorio.