Este 25 de marzo, de 830 am a 6pm, donde pondrán en común los hallazgos de sus informes como Secretaría Técnica del Componente de Verificación del Acuerdo junto a expertas e investigadores.

El Seminario “Avances y Retos en la implementación del Acuerdo Final de Paz” es organizado CERAC y CINEP, organizaciones que integran la Secretaría Técnica (ST) del Componente de Verificación Internacional del Acuerdo, según lo establecido por las partes durante los Diálogos de La Habana. Ya son ocho los informes generales de seguimiento a la implementación que produce la ST, sumados a cuatro de género y uno étnico.

En este espacio virtual de participación abierta se socializarán los hallazgos del más reciente informe de la ST,  se desarrollarán paneles sobre el enfoque de género  y étnico; y cierra con un diálogo sobre “Paz desde los territorios. Factores que aceleran o limitan la implementación del Acuerdo y su contribución a la reducción de brechas”. Contará con la participación de investigadores de Cinep/PPP y Cerac, Elena Ambrosí, Adriel Ruiz, Rodrigo Uprimny, Marcela Sánchez, Consuelo Corredor, entre otros. 

Siga la transmisión en el canal de YouTube: Secretaría Técnica de Verificación

https://www.youtube.com/channel/UCaOM6QXVKq71BqVu1ZIP2Uw

También en Facebook:

https://www.facebook.com/CERAC.Colombia

https://www.facebook.com/CinepProgramaPorLaPaz

 

Programación

 

8:30 a 9:30 am. Presentación de los principales resultados de la implementación del Acuerdo Final por parte de la ST.

Consuelo Corredor- Secretaría Técnica Verificación Internacional- CINEP/PPP

9:30 a 11:00 PANEL 1: Cuatro años de la implementación del Acuerdo. Avances, retos y alertas derivadas del contexto.

Rodrigo Uprimny- Dejusticia

Martha Maya- IFIT

Camilo González Posso- Indepaz

Moderador: Jorge Restrepo- Secretaría Técnica Verificación Internacional-CERAC

11:00 a 12:30 PANEL 2: La implementación del enfoque de género y su contribución a la reducción de brechas.

Linda María Cabrera- Sisma Mujer

Marcela Sánchez- Colombia Diversa

Clara Ramírez- Secretaría Técnica Verificación Internacional CINEP/PPP 

Moderadora: Vera Samudio- CINEP / PPP

2:30 a 4:00 PANEL 3: La implementación del enfoque étnico y su contribución al cumplimiento de las salvaguardas contempladas en el Capítulo Étnico.

Helmer Quiñones- IEANPE

Manuel Ramiro Muñoz- Instituto de Estudios Interculturales -Universidad Javeriana-Cali

Jaqueline Romero- Fuerza de Mujeres Wayú

Moderadora: Jenny Ortíz- CINEP / PPP

4:00 a 5:30 PANEL 4: Paz desde los territorios. Factores que aceleran o limitan la implementación del Acuerdo.

Monseñor Juan Carlos Barreto- Obispo de Quibdó

Elena Ambrosí- Ex procuradora delegada para el seguimiento al AF.

Adriel Ruiz Galván- Coordinador de la Fundación Espacios de Convivencia y Desarrollo Social (FUNDESCODES), Líder comunitario de Buenaventura.

Víctor Negrete- Universidad del Sinú

Moderador: Luis Guillermo Guerrero Guerrero Guevara- Director del CINEP / PPP

5:30 a 6:00 CIERRE. Luis Guillermo Guerrero Guevara- Director del CINEP / PPP 

Profesores rurales de territorios PDET están siendo desplazados de sus puestos por cuenta del concurso docente creado por el Acuerdo de Paz que, según denuncian, quedaría viciado tras ser modificado en el actual gobierno y no tomó en cuenta el arraigo territorial. Con el acompañamiento de Educapaz instauraron acción popular para proteger sus derechos.

Sorlinda Bocanegra es profesora de primaria en Planadas, Tolima, hace 16 años. Su plaza es una de las 123 que quedaron vacantes en ese municipio gracias al concurso impulsado por el decreto 882. Según relata, para ocupar su puesto se presentaron personas desde Cundinamarca y Huila principalmente, pero también de Cúcuta y Santander, muchos podrían ser apenas bachilleres. Ahora teme que, por cuenta de los cambios normativos al decreto que implementa uno de los mandatos del Acuerdo de Paz, pueda quedar sin puesto, y que sus estudiantes queden en manos de quienes no conocen la región. La preocupación de Sorlinda es compartida hoy por miles de maestros en las zonas de Colombia más aporreadas por el conflicto. 

El primer punto del Acuerdo de Paz -Reforma Rural Integral (RRI)- traza la ruta para mejorar las vida de campesinos y campesinas incluyendo el acceso a la tierra, la salud, la educación, entre otros derechos. Allí se contempla la implementación del Plan Especial de Educación Rural (PEER) con el que “se identifican las brechas urbano-rurales, así como las estrategias mediante las cuales se va a promover el acceso, cobertura, permanencia y calidad de la educación en las zonas rurales”. El decreto 882 de 2017 forma parte del marco jurídico para el funcionamiento del PEER, pero según los maestros, es también el culpable del desplazamiento laboral del que están siendo víctimas. 

El decreto propone un concurso de méritos que se realiza por única vez para la contratación de docentes en municipios donde se adelantan los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET) si en dichos lugares no había la suficientes profesores para cubrir las plazas, asegura Alejandra Ramírez, profesional del CINEP/PPP en el equipo de Educapaz

“El propósito del concurso es que llegara capacidad humana para impartir educación. El problema es que impartieron el concurso como si todos los territorios tuvieran la misma ausencia de docentes idóneos para brindar esa educación. Entonces pasa que en el sur de Tolima tenemos docentes demasiado formados: normalistas superiores, profesionales, o que tienen maestrías y doctorados pero que perdieron su prueba”, afirma Ramírez.

Un concurso sin enfoque territorial

La normativa cambió entre 2017 y 2020, creando un concurso para ocupar plazas que ya tenían profesores del territorio, bajando los estándares para que se presentaran personas bachilleres y no solo normalistas, como era costumbre, y permitiendo la participación de personas en todo el territorio nacional, explica Alejandra. 

“Lo que ellos argumentan es que los acuerdos de paz tienen un enfoque territorial; pero la paz territorial no es igual para todos. Tienen que considerar las dinámicas del territorio, entonces el concurso debió darse de manera particular según cada zona PDET, y no todas las plazas debieron darse por igual. Tenían que haber unas particularidades”.

El decreto “es una distorsión al espíritu y letra del Acuerdo”, cuyo efecto inmediato implica que “están eligiendo profesores que no tienen arraigo en las regiones, y desplazando a educadores y sus núcleos familiares”. Así lo denunció la senadora Sandra Ramírez en sus redes sociales.

Un concurso viciado

La profesora Sorlinda explica que el concurso no valoró con mayor puntaje el arraigo y experiencia en el territorio, y asegura que se presentaron fraudes en las pruebas de 2019. Por más de una década, ella ha acompañado la formación de niñas y niños campesinos en Planadas, que junto a Ataco, Chaparral, y Rioblanco, hace parte de los cuatro municipios PDET en Tolima. En total, los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (criticados por organizaciones sociales desde su puesta en marcha por el gobierno Duque) incluyen 170 municipios de Colombia. 

Sorlinda asegura que la filtración de respuestas de la prueba comenzaron a llegar a través de redes sociales en el primer receso de la jornada. “Personas manifestaron que los cuadernillos se estaban vendiendo”, agrega. Esta situación llevó a que el concurso se anulara solo para primaria. La Comisión Nacional del Servicio Civil declaró “irregularidades y dejó sin efectos las pruebas de docente primaria aplicadas en 23 ciudades en el marco del Concurso Especial Docente en zonas afectadas por el conflicto armado”.

Entonces continuó el proceso para coordinadores, rectores y bachillerato. Luego, en 2020 se realizó el concurso de primaria, pero “se venden cuadernillos a un costo más alto y si la persona tenía dinero, podía comprarlo con una semana de anticipación pero si no tenía tanto, se lo daban con un día de anticipación”, sostiene Sorlinda. “Pero no a todos nos ofrecen el cuadernillo, sólo a aquellos que les falta ética. Ni siquiera para eso nos tomaron en cuenta”, concluye. 

Pese a esta situación, ella y sus compañeros se sintieron tranquilos tras la prueba “porque preguntaba cosas que hacíamos en el aula”, pero llegaron los resultados y comenzaron las decepciones: en Planadas solo pasaron 14 maestros de primaria, 20 de áreas especiales y 4 coordinadores. 

“A nosotros no nos hacen docentes unas pruebas, sino los años que hemos tenido aquí siendo profesores”, dice Sorlinda, quien camina por las vías sin pavimentar del Sur del Tolima bajo las lluvias y en botas de caucho para llegar hasta el aula y, así, intentar arrebatarle niños a la guerra. 

Además de la función propiamente docente, los profesores rurales también forman tejido social en las comunidades, explica Sorlinda, pues, por ejemplo, crean la confianza para recorrer el territorio.  “No se trata de poner en tela de juicio las capacidades de quienes pasaron el concurso, sino el impacto de desplazar al docente que en muchas ocasiones es el único representante del Estado en las zonas más apartadas”, agrega preocupada Alejandra Ramírez del Cinep / PPP.

Tras varios derechos de petición y oficios a distintas entidades, los profesores del sur del Tolima crearon la Mesa Nacional de Docentes Provisionales que, con el acompañamiento de Educapaz, logró instaurar una acción popular en la que también se pidió una medida cautelar para pausar el concurso docente en los municipios PDET en diciembre de 2020. 

Alejandra Ramírez explica que con esta acción popular se pretende defender el cargo docente, así como evitar las problemáticas que afectarían las comunidades si se produce el desplazamiento laboral. Para ello, acuden al testimonio de padres de familia, líderes comunales y JAC quienes piden al unísono que sus docentes no sean retirados. Por ahora, la acción fue firmada por 127 docentes y reposa en el Tribunal del Tolima. Aún se desconoce cuántos maestros rurales en el país se quedaron sin puesto gracias al decreto 882. La Mesa creada por los docentes avanza en conocer el panorama nacional que, como el de Tolima, tiene preocupadas a las comunidades educativas y rurales. 

De acuerdo con el Ministerio de Educación, al concurso se inscribieron 121.113 aspirantes para proveeer 6.564 vacantes ofertadas para 119 municipios Pdet.

Por Juanjosé D. Gutiérrez  R. Equipo de Comunicaciones CINEP/PPP

Los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET) creados con el Acuerdo de Paz se han convertido en uno de los pilares de la política “Paz con legalidad” del actual gobierno de Colombia. En el cuarto aniversario de la firma del Acuerdo, las organizaciones sociales hacen un balance de los mismos manifestando su preocupación por la falta de participación y la ausencia de transformación en los territorios.

Con motivo del cuarto aniversario del Acuerdo de Paz, la Mesa Nacional de la Sociedad Civil que hace seguimiento a los PDET convocó un balance virtual en el que participaron líderes y lideresas de los territorios priorizados para implementar este fragmento del acuerdo: El desarrollo territorial a partir de los Planes contemplados en el Acuerdo con el fin de transformar los territorios. Justamente, según los líderes, los PDET no han logrado una transformación de sus regiones, y este es uno de sus mayores reclamos pues señalan que la ejecución de los mismos se ha quedado en múltiples obras. “Los PDET son cemento y no vemos la transformación”, aseguraron en la conversación virtual el pasado 24 de noviembre.

La conversación titulada “La palabra de las organizaciones sociales sobre los PDET” fue moderada por Gloria Castrillón, periodista de El Espectador, quien recordó que en los territorios donde estaban las y los invitados al foro virtual se vive actualmente una dura situación de derechos humanos. Desde Arauca, lamentaron por ejemplo, el secuestro de varias personas, mientras otras voces recalcaron el asesinato de sus compañeros defensores de derechos humanos por desconocidos y de los campesinos a manos del Ejército, como ha sucedido este año en Catatumbo y Antioquia durante operativos de sustitución forzosa de cultivos ilícitos. 

En la charla participaron: Álvaro Arroyo del PCN y la Mesa Distrital PDET Buenaventura; Magaly Belalcázar de la  Plataforma de Incidencia Política de Mujeres Rurales Colombianas y Mujeres, Amazonía y Paz; Luz Mary Panche de la Asociación de Cabildos Indígenas de San Vicente del Caguán y la Instancia Especial de Alto Nivel con Pueblos Étnicos para la Implementación del Acuerdo de Paz; Albert Ochoa del Espacio Regional de Paz del Cauca y Martín Sandoval de la Veeduría departamental PDET y presidente Consejo Departamental de Paz, Reconciliación y Convivencia de Arauca. Este último aseguró que en Arauca el conflicto armado ha aumentado precisamente porque no se ha implementado el Acuerdo de Paz. 

Sandoval coincidió con sus colegas líderes en que no ha habido participación durante la pandemia. Alberth Ochoa aseguró que la Agencia de Renovación del Territorio asegura que sí la hay, pero que lo realizado se trata de “socializaciones que no tienen nada que ver con participación”. Albert afirmó, con molestia, que los Pdet “están jugando con nuestros sueños”. Para Magaly Belalcázar: 

“Estamos muy lejos de una implementación real y efectiva para las mujeres. Las vacas tienen más tierra que las campesinas en Caquetá y Colombia. Además, los Pdet no tienen enfoque ambiental”.

Desde Buenaventura el reclamo se dio porque, según Álvaro Arroyo, no hay una coordinación propia de pdet para el Pacífico, nos juntaron con el Cauca. Además, en la ciudad portuaria aún no han culminado la ruta de iniciativas. “Pedimos al gobierno conservar la integralidad del Acuerdo y territorial”, agregó Álvaro.

Los PDET se dedicaron al cemento, aseguró Magaly Belálcazar.  “En los informes de la Consejería de Posconflicto detallan puentes peatonales, más de 500 horas de taller y otros. Pero las mujeres rurales estamos lejos de ser reconocidas en esos Programas”.

Martín Sandoval describió su experiencia de esta manera: “Se vienen haciendo cosas (...) pero sin las comunidades. (...) La frustración ha sido grande porque la implementación de los PDET no ha tenido en cuenta a las comunidades. Llegan a una vereda con una obra que la gente ni sabe y si la comunidad crítica, pues se la llevan para otra parte”.

Las diversas organizaciones que integran la Mesa y la apoyan increparon al gobierno a garantizar la participación de las organizaciones sociales y de víctimas de los territorios, y a una apertura al diálogo para escuchar sus reclamos.

Por Katalina Vásquez. Periodista CINEP/PPP

 

Como la serpiente de uróboros, que está en la portada de la nueva edición de la revista Cien Días visto por Cinep/PPP, el camino elegido por Iván Duque para su presidencia es el del miedo y, además, el de la negación del conflicto armado. La anterior edición se preguntaba hacia dónde iba el gobierno, hoy ya es evidente que regresó a los discursos de seguridad y retrocedió en la apertura democrática. La serpiente se traga a sí misma y con ella, si se sigue el mismo camino, se irán las organizaciones y movimientos sociales que no dejan de proponer sobre las redes de conflictos que las afectan. Esta publicación analiza distintos problemas que enfrenta el país este año, incluyendo la deslegitimación de la protesta social, el asesinato a líderes sociales, y los constantes incumplimientos y desoídas sobre las que se sustentan las mayorías de las luchas sociales en Colombia.

Artículos

Editorial|  Mano dura y oídos sordos: la política de Duque
Paz Los cambios a la JEP: la encrucijada de la paz
Paz| Radicalismos violentos: ¿por qué no hay consenso a favor de la paz con el ELN?
Entrevista| Las voces de las organizaciones. El gobierno Duque y la política rural
Economía| Una sintonía problemática: la política laboral de Duque y la economía de plataformas
Desarrollo| Comisión, ¿fracking sí o fracking no?
Desarrollo| El Plan de Desarrollo consolida el extractivismo
Participación| Menos participación, más mano dura. Las políticas de participación ciudadana y seguridad del Gobierno Duque
Internacional|Estados Unidos y Colombia ante las crisis venezolanas

> Ver otras ediciones de Cien Días

 

A más 3 meses de posesionado el gobierno de Iván Duque, esta edición de Cien Días vistos por Cinep/PPP aborda, desde diferentes perspectivas, varios puntos de su mandato. La implementación del Acuerdo Final con la FARC, la relación Congreso-Casa de Nariño, la situación de las movilizaciones sociales, la economía y las perspectivas sobre la construcción de paz en esta nueva etapa, son algunas de las reflexiones de los autores. Quo vadis?  (A dónde vas?)  es la pregunta que constituye el hilo conductor de esta publicación, y desde la cual se analiza cómo el segundo presidente más joven de la historia colombiana está asumiendo las riendas del país.

Artículos

Editorial| Quo vadis?
Política| Los comienzos del gobierno Duque. Realideramiento ideológico y recomposición del mundo político
Implementación| Vientos de retroceso en la implementación del acuerdo de paz con las FARC-EP
Implementación| ¿Cuál será el ritmo de la implementación del acuerdo de paz en el nuevo gobierno?
Paz| Dicotomías peligrosas: Comentarios sobre la persecución al crimen y la solución política al conflicto con el ELN
Movimientos sociales| “La palabra dicha no vuelve atrás”
Movimientos sociales| Protesta social y participación política: los riesgos de la incomprensión
Economía| Duque no corrige el daño estructural de la economía
Justicia|Reforma a la Justicia.Tensiones políticas en juego
Regiones| PDET del sur del Tolima: Incertidumbre, objetivos ambiciosos en contextos adversos y discontinuidad.
Regiones| Tumaco, de paraíso a infierno
Internacional| La política exterior de Iván Duque en cien días de gobierno

> Ver otras ediciones de Cien Días