Semana por la Paz es una iniciativa que busca visibilizar los esfuerzos y procesos de personas y organizaciones de la sociedad civil que trabajan por la paz, la resolución pacífica de conflictos y dignificación de la vida. En 2019, con el mensaje de convertir a Colombia en un territorio de paz de lanzó Semana por la paz 2019: Soy y Somos Territorios de Paz, el 15 de agosto en la Pontificia Universidad Javeriana.

Luis Emil Sanabria, presidente colegiado de Redepaz, dijo que este año se espera en la Semana por la Paz “declarar muchos territorios de paz, que los candidatos a las alcaldías, gobernaciones, al consejo y a las asambleas departamentales hagan pactos de no agresión, no violencia y de convivencia; sacar definitivamente las armas y la corrupción de la política”. Además de decirle a los actores armados que las poblaciones se resisten a la violencia y quieren paz y desarrollo pacífico, en convivencia y en respeto.

Con ese mismo motivo, Monseñor Héctor Fabio Henao, presidente de la Comisión Nacional de Paz y director de Pastoral Social, hizo un llamado a “avanzar, a darnos la mano, a ser capaces de conformar en realidad una gran movilización ciudadana en favor de la construcción de la paz, del diálogo y la reconciliación del país”. Recalca que la Semana por la Paz es un ejercicio ciudadano que debe llevar a restablecer la legitimidad en los territorios donde se han llevado a cabo procesos de construcción de paz, en especial, donde el conflicto armado ha estado enraizado.

La lideresa social, Gladys Aristizábal, vio en esta Semana muchos retos ante este momento difícil que está viviendo el país con la situación de los indígenas: “¿cómo buscar  reconciliarnos?, ¿cómo buscar ese silencio de los fusiles?, ¿cómo, a través de nuestra palabra, de nuestros hechos, construimos paz todos los días?, ¿cómo la gente o las personas desde su mismo territorio, desde su mismo ser construyen la paz, aportan a la paz? La paz no la encontramos ni en una tienda, ni en un supermercado, la paz la construye cada uno desde su ser, desde su territorio; por eso somos territorio de paz”. 

Estos mismos retos los encontró María del Pilar Valencia, magistrada de la Jurisdicción Especial para la Paz seccional Ausencia de Reconocimiento, que envió dos mensajes a la ciudadanía. Primero, “no es suficiente con que la institucionalidad o los actores del conflicto formalicen un acuerdo, es fundamental que sembremos una cultura de paz en cada uno de nosotros y de nosotras para que realmente haya una reconciliación y una paz estable y duradera”. Y segundo, “es necesario que las víctimas acudan a la JEP, acudan con su versión de cómo se vivió el conflicto, qué daño sufrieron y, sobre todo, cuáles son las propuestas de reparación y de garantías de no repetición”. 

Para los bogotanos el Alto Consejero para los derechos de las víctimas, la paz y la reconciliación, Gustavo Quintero, señaló  un mensaje que considera fundamental: “En Bogotá todos somos iguales, todos podemos ser y todos debemos poder desarrollar eso que tanto queremos. Bogotá es una ciudad que nos recibe a todos y en la que todos cabemos”. Asimismo, considera que la ciudad puede convertirse en un territorio de paz, aunque no sea sencillo lograrlo, si todos los actores -ciudadanía, organizaciones sociales, liderazgos sociales, la academia y la administración distrital- se une en un clamor de paz.    

Katie James, cantautora colombio-irlandesa, desplazada por la violencia junto a su familia interpretó Mi forma de hacer la paz, canción de su álbum Semillas de Paz, dedicado a su sobrino Tristán James asesinado en el conflicto armado.

John Harold Dávila, cantautor colombiano, promotor de paz en Antioquía y autor del jingle del Semana por la Paz 2019 cantó ¿Cuándo volvemos a casa? en memoria de los niños que fueron alejados de su casa. Y grupo juvenil Sunyai de Policarpa, Nariño, que por medio de una presentación cultural mostró su experiencia de paz y reconciliación entre la comunidad y los excombatientes de las FARC.

El evento contó además con la presencia Darío Sendoya, coordinador encargado de la Macroterritorialidad de Bogotá-Soacha de la Comisión de la Verdad; Arturo Charria, coordinador de Centro de Memoria, Paz y Reconciliación de Bogotá; Jorge Enrique Bohórquez, secretario Pastoral de la Salle y distintos representantes de las organizaciones convocantes como el padre Gerardo Villota, S.J., de la Compañía de Jesús, Luis Guillermo Guerrero Guevara, director del Cinep/PPP y Patricia Romero, encarga de proyectos sociales de Compensar.

Lida Bocanegra
Equipo de Comunicaciones 

 

A pesar de que para algunos la construcción de paz inició en el 2016, año en que se firmó el acuerdo con la guerrilla de las Farc, desde mucho tiempo atrás comunidades de todas las regiones del país se han enfrentado a la pobreza, el desplazamiento y la violencia en su diario vivir. Así, desde antes del fin del conflicto, las propias comunidades se han encargado de pacificar sus regiones demostrando una premisa: La paz no se da en el vacío.

En Montes de María y sus corregimientos Mampuján, Pichilín, Libertad y Alta Montaña, ubicados en el caribe colombiano, se desarrolló la investigación que realizaron Julián Barajas, Marcela Pardo, Laura Henao y Chucho Huertas sobre su resistencia ante el conflicto armado, los procesos de reconciliación, construcción de identidad y exigibilidad de derechos. El resultado de este texto muestra la importancia de narrar el trabajo que se realiza en estas comunidades y cómo desde las experiencias territoriales se construye paz.

En unión entre Cinep/PPP y el Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación -CRAI de la sede Angélico de la Universidad Santo Tomás de Aquino, se realizará la segunda exposición “Aprendizajes de construcción de paz en Montes de María”, con una muestra gráfica y material del trabajo realizado por la comunidad.  La muestra estará disponible desde el día 16 de octubre y por un mes en el CRAI de la sede Angélico: Cra. 9 #72-90, piso 11. Para finalizar esta exposición, los autores tendrán un conversatorio que contará con la participación del profesor Miguel Zúñiga de la Universidad Santo Tomás. El conversatorio se llevará acabo el día 1 de noviembre de 4:00 P.M.a 6:00 P.M.

Nota: El primer montaje e idea original se llevó a cabo en el marco de la celebración de la Feria del Libro Cinep/PPP y la biblioteca Alfonso Borrero Cabal de la Pontificia Universidad Javeriana, realizada en el pasado mes de agosto.

Los próximos 26 y 27 de septiembre en la Pontificia Universidad Javeriana y en el Cinep/Programa por la Paz se llevará a cabo el Seminario Paz 2018 que busca poner en diálogo los proyectos latinoamericanos de construcción e investigación de paz con una mirada decolonial.

Las teorías decoloniales han estudiado la raza, el género, la sexualidad, las fronteras, los movimientos sociales, la subalternidad, el feminismo, la representación y las epistemologías, entre otros temas. Es por esto que, este seminario busca poner en diálogo las teorías del norte global con las construcciones y miradas que se han tejido desde Latinoamérica.

A propósito de este Seminario Paz, hablamos con Erika Parrado, investigadora de la línea de Iniciativas de Paz que ha participado en la construcción de este espacio, en conjunto con la Maestría de Estudios de Paz y Resolución de Conflictos de la Pontificia Universidad Javeriana.

¿Cómo y por qué nació la idea de este seminario ?

Desde la línea de Iniciativas de Paz veníamos pensando cómo abordar la investigación para la paz desde enfoques que no se centraran únicamente en tomar como referencia los conceptos y los teóricos que tradicionalmente en la investigación para la paz se han utilizado. No porque no sean útiles, sino porque consideramos que su lugar de enunciación es ajeno a las dinámicas propias de los contextos de América Latina.

En ese orden de ideas, pensamos que era importante introducir nuevos enfoques y perspectivas que permitieran entender el porqué de ciertos fenómenos que se dan dentro de los procesos de construcción de paz, por ejemplo, por qué las mujeres utilizan ciertas estrategias en un contexto como el colombiano o por qué el movimiento afro o el movimiento indígena en América Latina ha tenido que enfrentarse a ciertos tipos de violencias que probablemente no ha vivido en otros lugares del mundo.

¿Qué es el enfoque decolonial?

La perspectiva decolonial surge como una apuesta de teoría crítica latinoamericana de muchos investigadores que comenzaron a pensar la forma en la que se estructura el poder y en la que ciertas violencias han incidido en la constitución de ciertos fenómenos políticos en América Latina.

Todo el enfoque decolonial tiene como pregunta principal: ¿qué pasa con el poder? Además,el poder no se puede entender como algo ajeno, como una estructura institucional, sino que el poder, al ser reticular y estar transversal, implica hacerse preguntas por las dinámicas patriarcales que se generan en el contexto latinoamericano por el colonialismo y el neocolonialismo como procesos históricos y políticos y el problema de la modernidad.

A partir de estos tres gruesos analíticos se desprenden una serie de propuestas que involucran temáticas asociadas, por ejemplo, a los feminismos indígenas, a los afrofeminismos, a teorías críticas que involucran el concepto de raza y de etnia y que también abordan de manera particular los fenómenos en términos de metodologías de investigación.  Una de las grandes apuestas de este enfoque es reconocer los saberes de los movimientos sociales, indígenas y campesinos nacidos en las luchas en América Latina, eso lo constituye en una propuesta contra hegemónica para responder a las dinámicas del patriarcado, del colonialismo y de la modernidad.

¿Cuál es la importancia de la investigación para la paz desde y para América Latina?

Tenemos la posibilidad de hablar desde un Centro que  ha pensado otras formas de hacer investigación, que reconoce los saberes que precisamente surgen en los procesos de reivindicación de derechos y, en ese sentido, no es que el tema se haya agotado con el abordaje de la perspectiva decolonial y los movimientos sociales, sino que implica también pensarnos las particularidades de las estrategias y los mecanismos de construcción de paz en lo territorial.

Es decir, cómo desde los procesos mismos de resistencia y de construcción de paz territorial se pueden entender esas otras formas de hacer paz o de construir paces que están atravesadas por la condición de género, por la raza, por la clase, pero también una serie de violencias simbólicas que aparecen y que normalmente no son reconocidas. Es distinto hablar de construcción de paz en Colombia que hablar de construcción de paz en África por fenómenos, contextos y procesos socio históricos distintos, pero también por el elemento cultural.

¿Cómo reelaborar los discursos y prácticas?

No tiene sentido asumir la categoría de investigador experto que llega con un aparataje teórico a intentar entender una realidad que desconoce, sino que sean las mismas personas que viven eso quienes asuman su papel como sujetos activos dentro del proceso de construcción del conocimiento. Eso es una apuesta, de una u otra manera, por volver más difusos los límites entre conocimiento académico y saber popular. 

Por eso es tan importante hacer ejercicios de sistematización de experiencias de construcción de paz que permitan a los propios procesos entender cuáles han sido sus apuestas como organización, como movimiento, como experiencia y qué han hecho ellos para dar respuesta a ciertos contextos violentos.

¿Por qué es importante un seminario como este donde van a converger diferentes movimientos sociales, la academia y organizaciones de la sociedad civil?

  1. Porque permite tejer puentes y establecer espacios de diálogo que permitan el intercambio entre la academia, los movimientos sociales, los movimientos indígenas, el movimiento afro, de mujeres y la sociedad civil en general porque desde allí es que, se pueden reconocer la diversidad de apuestas.
  2. Para entender cómo desde otros campos disciplinares, como los estudios culturales, se han hecho propuestas críticas que tienen mucha utilidad para el campo disciplinar de la investigación para la paz. Entonces, reflexionar sobre la importancia de sobrepasar las barrera del conocimiento en los estudios de paz y reconocer que mucha gente está apostándole a otras formas de investigar esas temáticas que, si bien, pueden nutrirse de los teóricos clásicos o de lo que ya muchos han venido trabajando, también puede entenderse en contextos particulares.
  3. Porque hasta hoy en Colombia ha habido muy pocos intentos por generar un espacio donde desde el enfoque decolonial se aborden temas de paz y es importante ya que la paz se ha entendido y leído con un enfoque muy institucional, muy cercano a la teoría liberal o en enfoques muy micro, que implican lo relacional, pero no necesariamente proponen esas visiones de integralidad de la paz que se ven transversalizadas con los elementos de raza, género y poder. Son pocas las personas que, en el país, intentan trabajarlo desde ese enfoque.

Consulta la agenda de los dos días de seminario aquí

En el siguiente enlace podrás hacer la inscripción para asistir al evento:  https://goo.gl/s3b1yD

 

Laura Inés Contreras Vásquez

Equipo Comunicaciones