Juan Pablo Guerrero Home fue nombrado como nuevo subdirector de Cinep / PPP, tras ocupar la coordinación del Programa Conflicto, Estado y Paz, la cual fue recibida por José Darío Rodríguez S.J.

Tras la posesión de la nueva directora de Cinep, Martha Lucía Márquez Restrepo, el pasado 9 de agosto, la Compañía de Jesús anunció el nombramiento de Juan Pablo Guerrero Home, como subdirector del Centro de Investigación y Educación Popular - Programa por la Paz. Juan  Pablo es politólogo de la Pontificia Universidad Javeriana, y Magíster en Derechos Humanos, Estado de Derecho y Democracia de la Universidad de Alcalá, en España. Este barranqueño, quien también obtuvo su grado como Magíster en Gerencia para el Desarrollo en la Universidad Externado de Colombia, integra el equipo de Cinep desde 2008.

Tiene experiencia acompañando procesos sociales con enfoque de derechos, orientados principalmente a organizaciones étnico - territoriales y población vulnerable rural y urbana del departamento del Chocó y el Urabá Antioqueño.   Además, cuenta con amplia experiencia en la implementación de estrategias de recuperación integral de territorios despojados, la construcción de acciones y medidas de protección y autoprotección a líderes/as y sujetos colectivos étnicos – campesinos, víctimas por causa del conflicto armado, el desplazamiento forzado y el despojo de tierras.

En 2019, fue seleccionado por la Unión Europea – Delegación Colombia y Bruselas como uno de los líderes jóvenes de la sociedad civil para hacer parte del programa European Union Visitors Programme (EUVP). Su experiencia también se ubica en la coordinación, la ejecución y el seguimiento de proyectos de cooperación internacional. 

En Cinep, lideraba la línea de gestión del territorio y coordinaba el Programa conflicto, estado y paz. A este cargo llega ahora el sacerdote jesuita José Darío Rodríguez Cuadros, magíster en sociología y PhD en Estudios Políticos de la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales (EHESS) de París. Ha colaborado en diferentes equipos del CINEP desde febrero de 2002.

En la coordinación del Programa de Movimientos Sociales, Derechos Humanos e Interculturalidad continúa Jenny Paola Ortiz Fonseca, Licenciada en Ciencias Sociales de la Universidad Pedagógica Nacional, magíster en Pedagogía de la Universidad Nacional Autónoma de México, y maestrianda en sociología en la Universidad Nacional. Jenny Paola hace parte del Cinep / PPP desde 2018.

Por su parte, Natalia Segura Vásquez, sigue al frente de la subdirección Administrativa, Financiera y de Proyectos. Profesional en Administración de Empresas de la Universidad Javeriana con maestría en Estudios del Desarrollo del Institut de Hautes Éstudes Internationales et du Développement de Suiza.

Por Equipo de Comunicaciones Cinep / PPP.

La filósofa y doctora en Ciencias Sociales Martha Lucía Márquez, profesora de la Pontificia Universidad Javeriana, asumió la dirección del Cinep / PPP este 9 de agosto convirtiéndose en la primera mujer en ocupar este cargo. En la subdirección estará Juan Pablo Guerrero, quien coordinaba el programa de Conflicto, Estado y Paz en Cinep.

En un encuentro presencial y virtual con músicas y sabores del Pacífico, se llevó a cabo la posesión de la profesora Martha Lucía Márquez Restrepo como nueva directora del Cinep / PPP. Esta caleña criada en Bogotá es filósofa de la Universidad Nacional de Colombia y doctora en Ciencias Sociales de la Pontificia Universidad Javeriana, lugar en el que se desempeñaba como profesora. Esta institución universitaria que, como Cinep hace parte de la Compañía de Jesús en Colombia, facilitó el paso de Márquez a la Fundación que, con su llegada, abre espacio por primera vez a una mujer en este cargo directivo.

“Acompañaré al equipo del Cinep en la institucionalización y el avance de la propuesta de reestructuración diseñada colectivamente en 2019. Impulsaré con especial entusiasmo el enfoque de género y de sostenibilidad”, aseguró la profesora Márquez para quien, afirmó, es un honor hacer parte de esta institución que “ha ayudado al país a pensar el desarrollo, el problema agrario, la estructura de propiedad,  las formas del Estado en un país de la periferia, la violación de los derechos humanos, las violencias, la educación popular, la protesta y otras formas de movilización social, las experiencias de paz y de reconciliación, entre muchos otros temas”.

La nueva directora, una académica consagrada con abundantes publicaciones y especial interés y especialidad en el tema Internacional y la política bilateral con Venezuela, aseguró que desde las experiencias que trae consigo y  con los aprendizajes “que seguramente deberé emprender y desde mi visión situada de académica, profesora y mujer, aportaré a los proyectos para que en 2023 el Centro haya desarrollado las propuestas necesarias para la construcción de región y de nación , en aras de proteger la vida, los derechos humanos, el desarrollo sostenible y la paz”

Su nombramiento estuvo a cargo del Provincial de la Compañía de Jesús quien le encargó “adaptar la misión de la organización a los retos que nos plantea el país en términos de consolidación de la paz y la democracia, la búsqueda de la reconciliación, el respeto a los DDHH (civiles, políticos y DESCA) y la superación de los altos niveles de desigualdad que vive nuestra sociedad. Para ello es importante mantener un sano equilibrio entre la investigación y la educación y conceder el lugar que le corresponde a la incidencia política y la comunicación”

El Padre Provincial, Hermann Rodríguez S.J., recomendó también a Márquez  continuar procurando el respeto al pluralismo y la diversidad de opinión, valores y principios de la espiritualidad ignaciana que, si bien Cinep no sea una obra confesional, vale la pena promover. Y que “seas lo que siempre has sido: Maestra”.

Por su parte, Luis Guillermo Guerrero Guevara, director saliente tras nueve años de servicio en dicho cargo, agradeció a su equipo de trabajo, a la Compañía de Jesús y los sacerdotes Francisco de Roux y Mauricio García, y también al pueblo colombiano: un pueblo digno y valiente que se manifiesta y continúa en la búsqueda de una sociedad más justa. Guerrero continuará en Cinep como integrante del Programa 1 Conflicto, Estado y Paz e investigador de la línea Formación política y ciudadana.

Con libros en mano, y al calor de la marimba y el tambor, el equipo de Cinep dio la bienvenida a su nueva directora: “un nuevo miembro se suma con humildad y entusiasmo a este proyecto por la vida, la justicia y la paz”, como la misma Martha Lucía lo nombró al culminar sus palabras en la posesión que pueden encontrar en este link:

 

Juan Pablo Guerrero, subdirector de Cinep / PPP

Además, se eligió a Juan Pablo Guerrero Home como subdirector del Cinep / PPP. El Provincial le invita a apoyar las tareas encargadas a la Directora así como a favorecer el diálogo intergeneracional y fortalecer y articular los dos programas del Centro. Juan Pablo es barranqueño, politólogo javeriano, magíster en Derechos Humanos, Estado de Derecho y Democracia en Iberoamérica de la Universidad de Alcalá (España) y magíster en Gerencia para el Desarrollo de la Universidad Externado de Colombia. Ha estado vinculado al Cinep desde 2008 y cuenta con experiencia acompañando procesos sociales con enfoque de derechos, orientados principalmente a organizaciones étnico - territoriales y población vulnerable rural y urbana del departamento del Chocó y Urabá Antioqueño.

En 2019 fue seleccionado por la Unión Europea – Delegación Colombia y Bruselas – como uno de los líderes jóvenes de la sociedad civil para hacer parte del programa European Union Visitors Programme (EUVP), y actualmente se desempeñaba como coordinador del programa Conflicto, Estado y Paz y, responsable de la línea Gestión y recuperación integral de territorios del Cinep.

Les compartimos el contacto de la nueva Directora y Subdirector:

 

Martha Lucía Márquez Restrepo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

Juan Pablo Guerrero Home

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Por: Equipo Comunicaciones del CINEP / PPP.

El presente informe es el Noveno informe que produce la Secretaría Técnica del Componente de Verificación Internacional (STCVI) del Acuerdo Final para la Construcción de una Paz Estable y Duradera corresponde a los 4 meses de la implementación del mismo comprendidos desde el 1o de diciembre de 2020 hasta el 31 de marzo de 2021. Este informe se refiere a los seis puntos del Acuerdo y contiene, adicionalmente, la verificación del estado de la implementación en tres subregiones PDET que han sido priorizadas por la STCVI: Sur de Córdoba, Catatumbo y Pacifico Medio.

Este informe se produce en el marco de la segunda fase de funcionamiento de la STCVI que inició en abril de 2020. La primera, adelantada por 18 meses tras la firma del Acuerdo, se prolongó hasta mayo de 2019 y produjo los 6 informes anteriores los cuales pueden consultarse en:

https://cinep.org.co/Home2/temas/verificacion-internacional/secretaria-tecnica.html

Ambas fases de funcionamiento de la ST han sido posibles gracias al apoyo del Fondo Multidonante de las Naciones Unidas para el Sostenimiento de la Paz y se adelantan bajo el principio de neutralidad e independencia. Este Noveno Informe, publicado en junio de 2021, es el producto de meses de investigación y análisis riguroso por parte de una docena de investigadores e investigadoras del CINEP/PPP y CERAC.

A continuación el Noveno informe de verificación de la implementación del Acuerdo Final de Paz en Colombia: 


 

A continuación el documento sintético del Noveno informe de verificación de la implementación del Acuerdo Final de Paz en Colombia:  


Información para prensa:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

+57 321 4590847

Continúan las presentaciones regionales de “¿Por qué es tan difícil negociar con el ELN? Las consecuencias de un federalismo insurgente 1964-2020”, espacios de conversación entre investigadores del libro, comunidades, instituciones del Estado, académicos, expertos y organizaciones de DD.HH

 Los resultados de la investigación que durante tres años realizó Cinep con el apoyo de Diakonía y produjo el libro “¿Por qué es tan difícil negociar con el ELN? Las consecuencias de un federalismo insurgente 1964-2020” son socializados en espacios regionales. Con un diálogo virtual desde Cúcuta, Norte de Santander, este miércoles 23 de junio continuaron las presentaciones, esta vez sobre el capítulo de Catatumbo, con la presencia de Lina Mejía, coordinadora de DD.HH. y D.I.H. de Vivamos Humanos; y Luis Eduardo Celis, analista de conflictos e integrante de la Fundación Paz y Reconciliación 

Estos eventos, que por razones de la pandemia se están realizando en una modalidad ‘mixta’ (presencial y virtual), han servido para socializar los hallazgos de la investigación en los territorios que aborda, para aportar a las apuestas de paz regionales como ocurrió en Quibdó, Chocó, el pasado viernes 28 de abril. En dicho encuentro estuvieron líderes y lideresas del alto, medio y bajo Atrato junto a investigadores, analistas e instituciones del Estado, frente a los que reiteraron la necesidad de impulsar un acuerdo humanitario en el Departamento.

Zenaida Martínez, representante legal de la Asociación de Consejos Comunitarios y Organizaciones del Bajo Atrato (ASCOBA), afirma que el Acuerdo Humanitario es una oportunidad para que se piense en las personas que habitan el territorio: “si el Gobierno y el ELN retoman estos diálogos viviríamos mejor porque ya no habría actores armados”, por lo que pide que se retomen las conversaciones para evitar que sus hijos sigan siendo reclutados para la guerra.

Nevaldo Perea, integrante del Consejo Comunitario Mayor de la Asociación Campesina Integral del Atrato (COCOMACIA), sostiene que en el medio Atrato la situación de los jóvenes es de desesperanza “porque ellos terminan con mucho esfuerzo el bachillerato pero no pueden seguir la universidad, entonces se vuelven vulnerables para los actores armados que los usan como frente de guerra”. Por lo tanto, sostiene que el Acuerdo Humanitario Ya es una apuesta para lograr un consenso entre el Gobierno y las guerrillas que les dé una posibilidad de vida a los jóvenes.

En este evento estuvieron presentes entidades como la Defensoría del Pueblo, la Gobernación del Chocó y Alcaldía de Quibdó así como el analista Víctor de Currea-Lugo y el coeditor de la publicación Andrés Aponte, que recordó que el ELN y las autodenominadas AGC son los actores que causan más conflictividades sociales en el departamento. 

El Acuerdo Humanitario Ya fue presentando en 2017 a la mesa de negociaciones entre el Gobierno de Colombia y la delegación del ELN en Quito, Ecuador, y contiene 11 puntos tendientes a buscar la paz en Chocó que incluyen el desmonte de estructuras paramilitares, el cese al fuego bilateral, el respeto por los territorios étnicos, entre otros. 

El próximo martes 29 de junio se realizará la presentación regional sobre el Sur de Bolívar en Barrancabermeja, Santander; y está por confirmarse la fecha y lugar sobre el capítulo de Cauca. Estos espacios propician el diálogo entre investigadores, comunidades y representantes del Estado, no obstante si desea asistir a ellos de forma virtual o presencial, puede enviar un correo a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. con la solicitud.

Encuentre el libro "¿Por qué es tan difícil negociar con el ELN? Las consecuencias de un federalismo insurgente 1964-2020”  en este enlace: https://www.cinep.org.co/publicaciones/es/producto/por-que-es-tan-dificil-negociar-con-el-eln-las-consecuencias-de-un-federalismo-insurgente-1964-2020/ 

Encuentre el documento ocasional "¿Por qué es tan difícil negociar con el ELN? Una mirada regionalmente diferenciada" en el siguiente enlace: https://www.cinep.org.co/publicaciones/es/producto/por-que-es-tan-dificil-negociar-eln-documento-ocasional/ 

Por Juanjosé Gutiérrez. Equipo de Comunicaciones del Cinep / PPP

 

Porqué es importante la visita de la CIDH en medio de los abusos policiales y violación a los derechos humanos a un mes del Paro Nacional en la opinión de Alejandro Angulo y Víctor Barrera, investigadores del Cinep / PPP.

Después de la lluvia de críticas al gobierno colombiano por negarse a la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la canciller Marta Lucía Ramírez dio hoy luz verde para que este organismo arribe a Colombia el próximo 7 de junio. La visita había sido solicitada en medio del SOS por la preocupante situación de derechos humanos donde se suman decenas de muertos, cientos de desaparecidos y miles de casos de agresiones en medio del Paro Nacional que inició el pasado 28 de abril y cumplió un mes de movilización y respuesta represiva que incluye, además de uso excesivo de la fuerza y armas de fuego como se evidencia en videos y fotografías divulgadas ampliamente en la web por organismos defensores de derechos humanos, ongs y ciudadanos, la participación de civiles con armas apoyados por los policías, la desaparición y quema de personas, y el posible uso de propiedades privadas para centros de reclusión y tortura.  

“No se han tomado las medidas urgentes que requiere la gravedad de los casos”, explica Alejandro Angulo, , fundador y actual investigador del Banco de Datos y Derechos Humanos del Cinep / PPP, recalcando la importancia de la visita de la CIDH. Para Víctor Barrera, del equipo Conflicto, Estado y Paz del Cinep, esta visita “puede salvar la vida de decenas y centenares de personas que van a seguir siendo víctimas de violaciones de derechos humanos”. 

“Sería un factor disuasivo en un contexto donde estamos viendo una violencia estatal desbordada”, anota Víctor quien la considera necesaria precisamente porque hay un escenario de “creciente impunidad donde los organismos de control están siendo inoperantes”. Además, el Congreso no está en ejercicio pleno de sus funciones, lo que configura un escenario donde no hay condiciones institucionales para limitar los abusos que se están presentando. 

Las intervenciones de la Cidh, tanto medidas cautelares, como peticiones, o visitas a los países, etc., son necesarias cuando las autoridades de los estados no han tenido la capacidad o la voluntad de garantizar los derechos humanos, frenar las violaciones y hacer justicia”, explica Alejandro Angulo.

“Por esa razón, las organizaciones de víctimas colombianas acudieron a estas instancias internacionales, dado que el Gobierno y el Estado colombianos no han puesto freno a la situación de graves violaciones de derechos humanos, a pesar de que ya ha pasado un mes desde que comenzó el paro nacional; por el contrario, continúa la vulneración de la vida e integridad personal de la población de forma sistemática por parte de la Fuerza Pública y de algunos particulares armados que han actuado con impunidad”, agrega Angulo, sacerdote jesuita. 

Para el investigador, negar o postergar la visita “es una señal inequívoca de que no hay voluntad política de remediar las causas del descontento popular ni de atender a sus justos reclamos de que se cumpla la Constitución” y  “da pie para pensar que hay intención de ocultar los hechos y maquillar la negligencia institucional. Recuérdese cómo, el gobierno dictatorial de Videla en Argentina también quiso postergar de la visita de la CIDH para realizar modificaciones en los centros de detención clandestina y trasladar a los detenidos a una isla, con el objeto de que la Comisión no se diera cuenta de las atrocidades que se estaban cometiendo”.

Según Angulo, es necesario insistir en la veeduría y acompañamiento internacional ante la crisis en Colombia. Por ejemplo, “en ocasiones anteriores de ejecuciones extrajudiciales (“falsos positivos”) la mediación de los organismos internacionales ayudó a poner algún freno a estos crímenes”. Según Angulo, en este momento es vital seguir insistiendo en la presencia de las instancias del Sistema Regional de DDHH. 

“Colombia no puede esquivar la responsabilidad de defender los derechos y la dignidad de su población. La situación es demasiado grave cuando incluso los defensores de derechos humanos se sienten desprotegidos y algunos de ellos han resultado agredidos. Frente a la desprotección de su dignidad por parte de su propio Gobierno el pueblo colombiano tiene el derecho y el deber de recurrir a la ayuda internacional en la defensa de sus derechos básicos”.

Víctor Barrera concluye que “la Corte sería la instancia más adecuada para esclarecer cuáles han sido los eventos y los patrones en las violaciones a los derechos humanos en el marco del Paro Nacional en circunstancias donde el Estado está desconociendo los registros de organizaciones gubernamentales y parece que no está ofreciendo cifras transparentes”.

Por: Katalina Vásquez. Equipo de Comunicaciones CINEP / PPP.