May 21, 2018

Por: Tatiana Cuenca*

La falta de reconocimiento de la importancia del campesinado como grupo social en Colombia ha llevado a su exclusión social y a su consideración como un sujeto atrasado que está fuera de las dinámicas del desarrollo y, por lo tanto, que tiende a desaparecer. Por esto, desde hace algunos años el campesinado viene exigiéndole al Estado colombiano su reconocimiento como sujeto de derechos, exigencia que surge por la necesidad de ser tenido en cuenta dentro de las políticas públicas como un sujeto especial de protección debido a su situación de vulnerabilidad y falta de acceso a derechos en la que se encuentra como un mecanismo afirmativo frente a un sector que alimenta el país.

No reconocer al campesinado como grupo social diferenciado lleva a que tampoco sea tenido en cuenta en los censos poblacionales como una categoría diferente más allá de población rural que no habita en las cabeceras municipales y se denomina “resto” [1]. Esta ha sido la lógica que ha primado en Colombia en los últimos censos poblaciones. Inclusive en el Censo Nacional Agropecuario de 2014 que da cuenta de la situación productiva del campo y las características de los productores, no se tuvieron en cuenta preguntas específicas que indagaran sobre la identidad cultural del campesinado y su situación socioeconómica.

Es así como a partir de una acción de tutela organizaciones campesinas le exigieron al Estado colombiano ser incluidos en el Censo poblacional de 2018, medida acordada, e incumplida, a mediados de 2016 entre el Gobierno nacional y la Mesa campesina del Cauca. Recientemente, la Corte Suprema de Justicia emitió un fallo en el que reconoce que se dejó pasar la oportunidad de que en el Censo de 2018 se identificara al campesinado, y hace un llamado de atención a las instituciones del Estado responsables para que elaboren estudios complementarios al Censo agropecuario 2014 y al Censo poblacional 2018 que permitan delimitar a profundidad el concepto campesino y contabilizar a los ciudadanos que integran ese grupo poblacional.

El fallo la Corte Suprema también reconoce la necesidad de que el Gobierno nacional lleve a cabo programas de política pública encaminados a mejorar las condiciones sociales y económicas del campesinado como grupo poblacional y sujeto de especial protección constitucional. Además, hace un llamado para que “desde el Grupo de Asuntos Campesinos del Ministerio del Interior, se identifique la situación actual de la población campesina y se apoye la formulación y seguimiento de planes, programas y políticas públicas que permitan la materialización del derecho fundamental a la igualdad material que le asiste al campesinado”. En el siguiente video les contamos más:

[1] Según la ficha técnica para la variable “Población Rural” utilizada por el DANE, esta corresponde al número de habitantes que viven por fuera de la zona urbana (cabecera) y dentro de la zona rural (término homologable a la definición de “resto”) que está constituida por los centros poblados y por la zona rural dispersa.

*Investigadora del equipo Movilización, territorio e interculturalidad de Cinep/PPP

Su piel es negra como su palabra. Mary Grueso, tiene la voz fuerte de sus ancestros y a cada sitio que llega, resuenan historias de resistencia y libertad. Nacida en Guapi -Cauca- esta maestra, poeta y narradora afrocolombiana recorre las aulas buscando el autorreconocimiento de la raza negra dentro de las aulas, a través de la literatura y los juguetes.

La tradición oral que comparten muchos afrocolombianos hace parte hoy de los libros ilustrados para niños que la escritora Mary Grueso crea con el propósito de hacerla permanecer en el tiempo.

Nacida el 16 de abril de 1947, a lo largo de su carrera ha sido reconocida con diferentes premios que destacan el valor de su trabajo por la literatura afrocolombiana en el país. Entre esos, el premio a la Dedicación del enriquecimiento de la cultura ancestral de las comunidades negras, raizales, palenqueras y afrocolombianas del Ministerio de Cultura de Colombia.

Esta ‘Almanegra’ como suelen decirle a Mary, creó unos talleres para niños y niñas menores de 6 años a través de una lectura compartida con sus madres del libro Muñeca Negra. En los talleres, niños y niñas aprenden a hacer muñecas de trapo mientras leen junto a sus familias y maestros y de alguna manera, todos comienzan a formarse en un entorno libre de discriminación.

Desde el equipo de Movilización, territorio e interculturalidad del Cinep/Programa por la Paz se realizó un recorrido por algunos colegios del norte de Cartagena junto a la narradora Mary Grueso. En este recorrido tuvimos la oportunidad de verla recitar su poema Negra soy, dirigir los talleres de Muñeca Negra e intercambiar algunas palabras y preguntas.

¿Cuál es la importancia del auto reconocimiento en un país como el nuestro?

Es muy importante autoreconocerse porque en la medida que usted lo hace, los demás lo van a reconocer. Si nosotros no nos reconocemos como negros en este país vamos a restar en vez de sumar y vamos a darles a los otros las herramientas para que nos sigan atropellando, para que sigan creyendo que somos una población minoritaria. Tenemos que reconocernos para que sepan que aquí estamos y somos bastantes.

¿Cómo  a través de la lectura se transforman prejuicios y se afirman identidades?

La literatura es una buena herramienta para transformar prejuicios y estereotipos. Por lo que nos han dicho o por la tradición de quienes somos los negros, no tenemos una buena referencia sobre ellos, pero si usted nos lee se va dar cuenta que es muy diferente a la impresión inicial que usted tenía, porque claro, nosotros no hemos contado nuestra historia.  Nuestra historia la han contado otros desde su perspectiva, desde su visión de mundo, desde su manera de ver y desde sus propios prejuicios. Entonces si usted lee la literatura afro va a cambiar la forma de pensamiento porque va encontrar que son personas que están leyendo desde adentro desde lo que sienten, desde lo que son. Estamos hablando ahora, de una generación de negros que están trabajando para dejar bien sentada las bases de quienes somos los negros en este país.

¿Qué sucede con el tema de la mujer afro en la literatura?

Es un trabajo que me he propuesto desde mi óptica de mujer, desde mi visión de mujer. Porque como usted lo dice, las mujeres negras no escribíamos, entonces el pensamiento que se conocía era el del hombre, entonces estamos con otras rompiendo esquemas y posicionando el pensamiento de la mujer de este país desde lo que somos. El sentimiento nuestro es diferente al del hombre, como mujeres escribimos desde el ser madre, compañera, desde la trabajadora comunitaria, estamos hablando desde todos los ángulos. Lo que expreso en mis textos, ya sea en poesía o sea en cuento es para que vean el pensamiento de la mujer, de cómo nos hemos sentido y cómo nos vamos a sentir de aquí en adelante. Estoy dejando las huellas para que las nuevas generaciones continúen trabajando porque ya no estamos como ciudadanas menores de edad, ya somos ciudadanas colombianas con derecho, con voz y con voto.

 

Laura Inés Contreras Vásquez

Equipo de Comunicaciones

En colaboración con Leidy Laura Perneth Pareja

 

El equipo Movimiento sociales del Centro de Investigación y Educación Popular/ Programa Por la Paz (CINEP/PPP) presentó en Bogotá su más reciente publicación: “Hasta cuando soñemos”. Extractivismo e interculturalidad en el sur de La Guajira.

El evento, que se llevó a cabo el jueves 14 de abril y tuvo lugar en el auditorio Margarita González de la Universidad Nacional, contó con la participación de Alejandro Angulo, S.J., Camilo Borrero y Rosembert Ariza como comentadores, y de Mauricio Archila, investigador del CINEP/PPP.

“Hasta cuando soñemos” es el resultado de la investigación “Teoría y práctica del diálogo de saberes: la consulta previa en La Guajira”, realizada con el apoyo financiero de Colciencias con el objetivo de generar conocimiento sobre el diálogo de saberes y sistematizar la manera como esta traducción intercultural se pone en práctica en el proceso de Consulta Autónoma de la comunidad wayuu del Resguardo Provincial en Barrancas.

Uno de los aportes de esta publicación es que muestra cómo se rompe la promesa del carbón y la extracción como motor del desarrollo. “El libro hace visible la gran sabiduría y la propuesta de vida del pueblo wayuu frente a los problemas sociales que padecen como consecuencia de procesos de desarrollo basados en la explotación de recursos naturales”, expresó Luis Guillermo Guerrero, director general del CINEP/PPP.

De acuerdo con Camilo Borrero, Coordinador del Doctorado en Derecho de la Universidad Nacional de Colombia, el libro demuestra que es posible el trabajo colaborativo entre investigadores sociales, activistas y comunidades en la reconstrucción de la historia y de la memoria sobre el territorio para las acciones futuras.  

“Me parece maravilloso porque puede ser leído por personas que tengan intereses diversos, por comunidades que deseen conocer cómo ha sido la consulta previa y cómo es la consulta autónoma en un determinado caso. También por activistas y ONG porque trata sobre la investigación y la acción colaborativa”, aseguró Borrero.

Para Rosembert Ariza, profesor del Departamento de sociología de la Universidad Nacional de Colombia, “el libro nos actualiza en datos muy interesantes de la situación de vida de un pueblo, de sus sueños, de sus perspectivas y de su cosmovisión. Está actualización sirve para construir una concientización de lo que va a pasar en el país a largo, mediano y corto plazo”.

Por su parte, para Alejandro Angulo, S.J., coordinador del Banco de Datos de DD. HH. y Violencia Política del CINEP/PPP, el libro analiza muy bien los motivos por los que hay que cuidar uno de los territorios más importantes y más bellos del país y a una de las poblaciones más vulnerables. “El libro hace una crítica de cómo se ha descuidado a esta población y sugiere remedios. Me parece que realmente aporta tanto a las políticas públicas como al conocimiento científico”, aseguró Angulo.

El significado de “Hasta cuando soñemos”

Este nombre habla de la relación entre las comunidades wayuu, sus territorios y su cosmogonía indígena, según la cual la sabiduría y la ruta a través de la que se toman las decisiones en las comunidades están en los sueños.

Además, frente al afán de la empresa Cerrejón por lograr una respuesta respecto a las consultas previas, que se necesitaban para la aprobación del proyecto que amenazaba con la desviación del río Ranchería, los líderes de las comunidad de Provincial siempre respondieron: “Hasta cuando soñemos”.

¿Por qué leerlo?

Mauricio Archila, investigador del CINEP/PPP y autor de la publicación, considera que a propósito de la discusión sobre la aprobación de la licencia de exploración en La Macarena, “Hasta cuando soñemos” puede servir para reflexionar sobre el papel de la consulta autónoma de las comunidades como una alternativa a la consulta previa.

Escucha y descarga el audio del evento

 

Recomendados
  • Documental Espíritu de nuestra tierra