La detención de niños, niñas y adolescentes migrantes representa no sólo el lado más cruel de las políticas migratorias en el mundo, también constituye una grave violación a los derechos humanos, contrario a lo establecido en instrumentos internacionales que velan por el interés superior del menor. De acuerdo al Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas, ningún niño o niña debe ser criminalizado y sujeto a medidas punitivas y de privación de su libertad por su estatus migratorio o el de sus padres y lo Estados tienen la obligación de brindar alternativas a la detención.

 
 

 

El fenómeno migratorio no es un fenómeno nuevo. En la historia de la humanidad la migración ha funcionado como un elemento dinamizador del desarrollo, dicen expertos. No obstante, se ha convertido en uno de los más grandes desafíos de la actualidad.En Rompecabezas dedicamos este programa a revisar y comprender este fenómeno mundial, pero especialmente, lo que ocurre en América Latina y el Caribe, buscamos ampliar la comprensión sobre las causas, las implicaciones y por supuesto las políticas que regulan la migración, incluyendo el debate fundamental de los derechos humanos de los migrantes y su contribución al desarrollo.

Invitados: