Editorial: Ríos de agua muerta

 En medio de la campaña por la presidencia del país, el tema del medio ambiente se ha tratado sin un debate de fondo entre los candidatos. Decir que se aplicará una política ambiental que ajustará las normas para explotar los recursos naturales con reducidos impactos ecológicos o una intervención minera con bajos niveles de contaminación, tiene un cierto sabor a retórica. Lo cierto es que esto se viene diciendo desde hace ya veinticinco años cuando se emanó la ley 99 de 1993, por la cual se creó el Ministerio del Medio Ambiente, se reordenó el sector público encargado de la gestión y conservación del medio ambiente y los recursos naturales renovables y se organizó el Sistema Nacional Ambiental. Los resultados, sin embargo, dejan mucho que desear.

 Por tomar solo un aspecto clave, ¿preguntémonos qué ha pasado con los páramos y el agua en el país? Recordemos que los páramos son fábricas de agua y el 50% de los que existen en el mundo se encuentran en nuestro país, en total 36 páramos. Ellos proveen el 70% del agua que se consume en la nación. A pesar de las políticas ambientales ya citadas, en estos momentos, uno de los problemas más graves en Colombia es la tendencia a la posible desaparición de los páramos. Los cambios climáticos de las últimas décadas, los procesos de desarrollo basados en las actividades agrícolas y ganaderas intensivas, el desarrollo de la minería del oro legal e ilegal, el mal uso, la destrucción y desaparición de la vegetación y fauna propia, así como la introducción de especies vegetales no propias, trae la destrucción paulatina de los páramos. A esto se agrega, el negativo impacto que los páramos han recibido por la violencia, el control territorial de los actores, el marginamiento y un modelo económico inequitativo articulado a una gestión política amparada en la corrupción y en el uso del poder como control para beneficios propios.

 En el capítulo primero de la Encíclica Laudato Si, el Papa Francisco habla sobre el agua, la contaminación y el agotamiento de ella, afirma: “El agua potable representa una cuestión de primera importancia, porque es indispensable para la vida humana. Grandes sectores de la población no acceden al agua potable o padecen sequias que deterioran la producción de alimentos. La baja calidad del agua la sufren los pobres y provoca muchas muertes. En algunos lugares avanza la privatización de este recurso escaso. Pero el acceso al agua potable es un derecho humano básico, fundamental y universal, porque determina la sobrevivencia de las personas, y por lo tanto es condición para el ejercicio de los demás derechos humanos”.

 

Luis Guillermo Guerrero Guevara

Director CINEP/Programa por la Paz

Modificado por última vez en Martes, 08 Mayo 2018 15:08